Archivos Mensuales: octubre 2013

Una apasionada locutora de radio expresa al aire su amor por Jesús

“Tendremos que rendir cuentas en el trono del juicio ante Dios
de todo lo que hicimos y de todo aquello que no hicimos…
Busquen primeramente el Reino de Dios y sabiduría les será otorgada”.

NANCY TURNER

Nancy es conductora del programa This is the Day (Éste es el Día) en Radio Moody en Chicago, Illinois (EUA).  Ella también conduce un programa llamado Music for Sunday (Música para el Domingo) y está a cargo del canal de Alabanza y Adoración transmitido por Internet.

Nancy Turner, Presentadora de "This is the Day" en Radio Moody

Nancy Turner, Presentadora de “This is the Day” en Radio Moody

Nancy nació en Mishawaka, Indiana pero creció en Michigan.  Comenzó su carrera en radio a temprana edad.  Cuando estaba en el colegio ya producía y conducía un programa en una estación de radio local.  Después de su graduación del colegio realizó estudios superiores en radiodifusión.
Nancy ha trabajado en varias emisoras en Michigan e Illinois, y ha colaborado como presentadora de la Teletón para la Distrofia Muscular en WGN-TV, eventos para recolectar fondos en WTTW-TV en Chicago, y en un programa de la televisión local de Chicago llamado Country Music Today (La Música Country Hoy).
Nancy tiene una hija universitaria: Molly.  Y a Nancy le encanta vivir la experiencia de estar al aire libre porque le recuerda de aquellos tiempos memorables de su infancia.

Permítame comenzar solicitándole se auto presente para que nuestros lectores puedan conocerle mejor.  ¿Quién es Nancy Turner?

Bien, mi nombre es Nancy y crecí en Michigan, en los Estados Unidos de Norteamérica.  Me crié en el campo y viví en un lugar donde podía correr al aire libre y jugar en los bosques, en los riachuelos y todo este tipo de cosas; y la verdad no tenía idea de que algún día Dios podría usarme como su herramienta en un lugar como éste.  No lo merezco, pero la gracia de Dios me ha dado esta oportunidad y estoy muy agradecida con el Señor.  Cada día, todos los días digo estas palabras: “Señor Jesús, te pido que me utilices para guiar a la gente hacia ti, y que así ellos puedan conocer tu gracia y tu amor que nos salva”.

Entonces, ¿usted es cristiana?

Oh sí, claro que sí; pero mi conversión al Cristianismo no sucedió de repente con un resplandor brillante de iluminación.  El tiempo que me ha tomado llegar a ser cristiana ha sido una larga y plácida revelación de Dios en mi vida.  Aprendí el verdadero significado de ser cristiana cuando fui a una iglesia grande cerca de Chicago, llamada Willow Creek.  Lo que aprendí fue que ser cristiano significa seguir a Jesucristo; y yo creo que muchos de nosotros no sabemos eso, creemos que somos cristianos porque tenemos conocimiento de la Biblia y creemos en Dios; o creemos que somos cristianos porque vamos a la iglesia o hacemos cosas buenas por los demás.  Pero seguir a Jesucristo quiere decir renunciar a nosotros mismos.  Renunciamos a quienes somos y nos convertimos en personas que quieren servir al Señor y ser como Él.  Renunciamos a nuestros planes acerca de lo que podría ser nuestra vida y dejamos todo eso atrás para llegar a ser todo lo que Él quiere que seamos.  ¿Tiene sentido lo que estoy diciendo?

¡Claro que sí!  De hecho vamos a volver a tocar este tema después de un par de preguntas.  Ahora, ¿podría hablarnos sobre su experiencia profesional?

Bueno, yo empecé a trabajar en una estación de radio local cuando estaba en el colegio.  Trabajé en esa emisora mientras estaba en mis dos últimos años de secundaria. Nosotros producíamos nuestro propio programa y hacíamos todo lo necesario para sacarlo al aire.  Ahí fue cuando me di cuenta por primera vez que eso era lo que me gustaba, pero no fue sino después de muchos años después de haber terminado el colegio, que un hombre, a quien yo le estaba vendiendo publicidad en los periódicos, me sugirió que fuera a la emisora local a ver si podía trabajar ahí, y ellos me entrevistaron.  Yo nunca antes había tenido un trabajo como profesional en la radio, sin embargo ellos decidieron contratarme para vender publicidad y además me dieron un programa diario de una hora.  Así fue como empezaron las cosas para mí, más o menos en 1969; y yo digo que por todos estos años Dios me ha dado la oportunidad de estar en la radio, aunque no siempre he trabajado en emisoras cristianas.

En esa misma línea, por favor cuéntenos un poco acerca de cómo fue que encontró su pasión por los medios de comunicación y por qué decidió involucrarse en la radio y la televisión; porque creo que también trabajó en televisión, ¿verdad?

Sí, hice un par de cosas en televisión.  Básicamente soy una persona tímida y no me gusta estar parada frente a otras personas, así que si me pedirían que me pare y hable en un salón con dos personas o doscientas, yo estaría igual de nerviosa.  Sin embargo, no me molesta en absoluto salir en la televisión o hacer radio, a pesar de que sé que voy a ser vista por miles y miles de personas, o ser escuchada por millones.  Supongo que, de algún modo, es así como se manifiesta la gracia de Dios.  Siento que el Señor ha abierto puertas a lo largo de mi camino aún cuando yo ni siquiera sabía que Él existía y me dio la oportunidad de crecer, casi que tras bastidores, para traerme a un lugar donde yo pudiera decir: “No quiero nada de mi carrera en la radio que pudiera hacer de menos al Señor”.  Así que mientras continuaba con mi carrera en el área secular, que por cierto por muchos años fue la música country, todos los días al inicio de cada uno de mis programas yo decía: “¡Éste es el día que el Señor ha hecho; regocijémonos y alegrémonos en él!” Y agradezco a Dios porque los directores del programa en las estaciones de radio seculares nunca tuvieron problema con eso.  Desafortunadamente, no estoy segura de que eso pudiera ser aceptado en estos días por la manera en que se está tratando al cristianismo; pero incluso en aquellos tiempos en que yo trabajaba para emisoras seculares y ponía música country, escuchaba la radio cristiana y decía: “Dios, cuánto desearía estar ahí”.
Mi salario en la radio secular era bueno, ¡muy bueno!  Pero no me molestaba perder ese privilegio y siempre le decía al Señor: “Dios, si tú abres una puerta yo me voy”.  Pasaron muchos años en los que yo tuve la esperanza y me mantuve en oración para que eso sucediera, hasta que un día por fin me llamaron a una entrevista de trabajo en esta estación, Radio Moody WMBI en Chicago.  Esa fue mi oportunidad y ellos me dieron un programa, que para empezar, salía al aire un día a la semana.  Y heme aquí, todavía sigo haciendo este trabajo y alabo al Señor por eso.

Actualmente está involucrada en producción de radio cristiana.  Cuéntenos ¿cómo es que la producción de radio puede realmente ser un canal para transformar vidas, ya sea para creyentes cristianos o incluso para personas que siguen otras religiones u otras creencias?

La radio es increíble porque puede entrar a su hogar donde quiera que usted esté, y le permite recibir el mensaje en privado; puede ponerlo dentro de su corazón tal como Dios lo habría hecho, mientras escucha.  Entonces, yo pienso que la música y las palabras que yo pueda decir, o que cualquier otro locutor pueda decir en la radio, son algo así como un momento en privado que se comparte con alguien más, sin importar que esta otra persona esté en la cocina, en su auto, en su casa o en su lugar de trabajo, o inclusive si está caminando y va escuchando con sus audífonos, la conversación que se mantiene es siempre en privado.  Y yo creo que esta intimidad puede generar muchísima transformación.  He recibido muchos correos electrónicos y correspondencia regular de personas que me han dicho: “Escuché esa canción y mi perspectiva cambió por completo.  Escuché a ese invitado en tu programa y lo que tenía que decir cambió mi forma de ver la vida para que de pronto yo pudiera encontrar esperanza”.  Incluso han habido personas que, en los muchos años que tiene Radio Moody al aire (y uno puede saber esto por la gente que ha trabajado aquí mucho más tiempo que yo) contemplaron la idea del suicidio y decidieron no llevarla a cabo porque escucharon un mensaje de esperanza para sus vidas.

Se han salvado matrimonios porque la gente escuchó que Cristo puede restaurar matrimonios, si ellos confían en Él en lugar de confiar en sus propias formas de tratar de salvar su relación.  Es verdad que Cristo puede intervenir entre dos personas a las cuales les resulta difícil relacionarse, comunicarse y llegar a conocerse bien.  Cristo puede ponerse en medio de una manera sobrenatural, si se quiere usar esa palabra.  El Espíritu Santo puede cambiar los corazones de las personas. Cuando alguien se compromete con Cristo, Él mismo se pone en medio de esas dos personas para que entonces el conflicto pase primero por Él antes de que regrese hacia los implicados y ellos puedan resolver sus problemas dentro del matrimonio y de su relación.

Ahora, para usted y para mí, Jesucristo: el Camino,  la Verdad y la Vida, es el Dios que puede transformar positivamente la vida de cada ser humano que esté dispuesto a ser cambiado y moldeado; pero para quienes probablemente estén ahora leyendo acerca de Él por primera vez en su vida, ¿quién es este Dios, quién es este Jesucristo que tiene tanto poder?  ¿Qué les diría a estas personas? 

Yo les diría que toda la verdad viene de Dios. ¡Toda la verdad!  Y si quieren saber qué verdad es esa, pues búsquenla.  Ustedes son personas inteligentes.  Todas las personas que están leyendo esto ahora mismo, tienen sabiduría, ¿cierto?  Ustedes son inteligentes y pueden comprobar lo que yo digo.  La persona que está leyendo esto ahora mismo diría: “Bien, yo no me creo cualquier cosa. Yo soy inteligente.  ¡Yo compruebo todo lo que me dicen!”  Así que, si usted es una de esas personas, y es alguien que quiere saber la verdad, no va a estar bajo la influencia de la desilusión y tampoco se va a dejar convencer por enseñanzas falsas de ningún tipo, no será llevado al mal camino, ni va a seguir alguna enseñanza que no haya verificado antes.  ¡Siempre va a comprobar lo que le dicen!  Bueno, ¡entonces verifique las Escrituras!  Busque la Biblia y léala.  De hecho, si en realidad quiere encontrar la verdad tiene que decir: “Dios, si eres real; Dios, si tú existes; Dios, si te preocupas por mí; Dios, si lo que dice esta Biblia es cierto, ¿me revelarías esa verdad?”  Ahora, si logra hacer esto con un corazón abierto y una mente abierta que digan: “Estoy en la búsqueda, por favor revélate ante mí,” el Señor lo hará.  Puede que no lo haga inmediatamente, pero sucederá porque Él anhela que lo conozca y que conozca su gozo y su alegría, y que viva su vida de tal manera que pueda encontrar todo aquello que busca.  ¿Y qué es lo que está buscando?  Busca conocer la paz, busca conocer el amor, y busca tener la certeza de que usted es amado incondicionalmente, y que su vida tiene un significado, una razón y un propósito.  Existe una razón para su vida.  Todos queremos, que al final de nuestros días, no tengamos de qué arrepentirnos.  He vivido una vida buena, pero ¿cuál fue su propósito? ¿Qué fue realmente importante de todo lo que hice?  Pues mire lo que la Biblia dice al respecto.  Deje que Dios entre a su corazón, pídaselo con solo decir: “Dios, si eres real, muéstrate ante mí”.  He escuchado esta historia muchas veces y sé la respuesta; la respuesta siempre es “Dios lo hace”.  ¡Su vida cambiará para siempre y jamás se arrepentirá de haber dado ese paso!

Por seguro usted tiene varias anécdotas como productora y locutora de radio, o con certeza hay muchas grandes lecciones que usted ha aprendido a lo largo de su carrera y que han impactado su vida extraordinariamente. Puede compartir con nosotros alguna de ellas.

Hay muchas historias.  Literalmente, casi cada noche, para mi programa, debo leer uno o dos libros de autores fantásticos. He conocido a oradores, niños, misioneros, y he conocido a personas que viven una vida común y corriente, ¡pero que sus vidas hablan de Dios a cada instante!  A través de sus propias vidas estas personas muestran las manos y los pies de Cristo, demuestran que Él es real porque lo viven.  Así que si tuviera que escoger sólo una historia…bueno, en realidad es muy difícil para mí escoger una.

Pero, lo que quiero compartir con ustedes es acerca de la realidad de pasar por los tiempos más difíciles de nuestras vidas, que es algo que a todos nos pasará puesto que ese es el lugar donde Dios nos alcanza.  Los frutos reales se muestran cuando enfrentamos tiempos difíciles.  Hace no mucho tiempo estuve leyendo un libro que me encanta.  El libro se llama Night Shift (El Turno de la Noche) y el nombre de su autor es Dave Shive.  Es un libro antiguo que me lo regaló un amigo que sabía que estaba atravesando momentos muy duros en mi vida.  Cuando usted piensa en los trabajadores que hacen sus labores arduamente en la oscuridad del turno de la noche, y que quizás usted mismo está en uno de esos momentos en los que ora a Dios pero Él no le da lo que busca, y lo único que quiere es salir de esa terrible situación en la que se encuentra; sabe que quiere cambiar las cosas.  Quiere salir de la desesperación que esa situación le provoca, entonces ora.  Y puede ser que se pase orando días, meses y años, y que Dios aún no cambie esa situación, pero lo que debe entender es que lo que Dios está haciendo es cambiándole a usted.  Él le transforma y me transforma.  Él estuvo realizando toda esa transformación mientras estaba en el turno de la noche.  Existen estaciones y tiempos para que esto suceda y los turnos van rotando, así que en algún momento va a volver a estar en el turno de la noche, y Él va a volver a enseñarle algo más y dirá: “¡Déjalo ir..suéltalo!  Que tu pequeña mano sucia suelte aquello a lo que te estás aferrando, porque eso es lo que te está apartando de mí.  Deja ir a ese ídolo.  Deja ir esa cosa que piensas que va a hacer tu vida maravillosa.  ¡Suéltalo, déjalo ir!  Entrégamelo y te voy a llevar a lugares que no puedes concebir ni con la parte más audaz de tu imaginación.  Te voy a llevar conmigo, pero tienes que dejarlo ir, tienes que soltarlo”.  Entonces sucede, que durante ese turno de la noche mientras está usted en oración Él le dice: “Estás listo.  Te voy a llevar fuera de aquí, hacia la luz, y vas a recibir un mensaje ahora mismo”.  Nunca antes usted había recibido el mensaje, pero lo tiene ahora, así que lo que tiene que hacer es tomar ese mensaje que acaba de aprender en el turno de la noche y traerlo al turno del día, donde brilla la luz del sol.  Pero este tipo de situaciones van a volver a pasar porque va a necesitar un mensaje nuevo.  Él le enviará al turno de la noche una vez más, pero esta vez Él le guiará y usted lo va a saber, y le mantendrá fiel en el proceso, y va a salir con otro mensaje maravilloso.  Así que esto es lo que estoy aprendiendo ahora sobre los tiempos difíciles de la vida.

Finalmente, escuché uno de sus programas y a uno de sus invitados, Bob Moeller, quien decía que nosotros aún somos responsables de la forma como vivimos nuestras vidas como creyentes.  Y yo añadiría…para todos en este mundo, ¿qué tanto tiene esto que ver con el hecho de vivir una vida plena y realizada, de vivir una vida que procura alcanzar la excelencia? 

Me alegra mucho que mencione ese nombre porque justamente iba a nombrarlo como una de las personas que ha hecho una gran diferencia en mi vida: el Doctor y Pastor Bob Moeller.  Sí, él dijo eso (de hecho, el Doctor Erwin Lutzer del Instituto Bíblico Moody también escribió un libro acerca de este tema), que tendremos que rendir cuentas en el trono del juicio ante Dios de todo lo que hicimos y de todo aquello que no hicimos. Entonces, pienso que la pregunta que le pediría que considere usted este día es, ¿cuál es la motivación en su corazón?  El Señor conoce su corazón.  ¿Cuál es la motivación ahí adentro?  Y de esa motivación, ¿está poniendo en práctica esos actos que su corazón dice que son correctos en Cristo?  No va a ser como la persona que crea una gran belleza en este mundo pero cae en el pecado, o la persona que mata a alguien.  No vamos a estar todos en el mismo nivel delante del trono del juicio. Dios nos va a mirar y dirá: “Bien, viniste a mí y me pediste que te perdone, entonces puedo admitirte en el cielo”.  Pero no va a ser la misma situación con quien vivió además una vida de lealtad y verdad por una buena motivación de su corazón.  Vamos a rendirle cuentas de nuestras vidas a nuestro Padre cuando estemos en el Cielo.  Así que el día de hoy les animo a dar el paso de leer la Biblia y pedirle a Dios que se encuentre con ustedes en cada lectura y en la búsqueda por la verdad.  Busquen la verdad y Dios va a honrar esa búsqueda, y ustedes van a encontrar la sabiduría de la que el Señor habla en las Escrituras.  “Busquen primeramente el Reino de Dios y sabiduría les será otorgada”.  ¡Que el Señor les bendiga!

Para conocer más sobre el programa “This is the Day” y la Radio Moody haga click aquí