Archivo de la categoría: Inspiración

¡Mientras más oscura la noche, más pronto llega el amanecer!

“Muchas veces experimentamos en nuestra vida periodos densamente oscuros, y que al atravesarlos, difícilmente logramos divisar el amanecer”.

 

La creencia popular así lo declara, aunque según los expertos, esto no necesariamente es así. En todo caso, lo que sí es cierto, es que definitivamente tras la noche densamente oscura, con certeza siempre, siempre esperamos un amanecer, incluso en la Antártica donde las noches pueden durar hasta 24 horas.

Pero más allá del análisis científico de este fenómeno, éste nos lleva a meditar en las circunstancias que muchas veces atravesamos.

Sin embargo, tan cierto como que se acerca la madrugada, cuando caminamos por sombrías etapas, con seguridad veremos aquellos destellos de esperanza que iluminen nuestra jornada y que nos impulse con certeza a un brillante nuevo día.

Hace poco, volaba por algunas horas de regreso a mi país, un vuelo nocturno por cierto, y mientras atravesaba el Atlántico, presencié el más espectacular paisaje celestial nocturno…densos nubarrones oscuros, como si una catastrófica tormenta iba a caer sobre nosotros, pero poco después y a la distancia pude divisar unos extraordinarios destellos de luz, que aparecieron de la nada. Ciertamente, en el horizonte se aproximaba el amanecer; en verdad, la oscuridad por más densa que parecía era pasajera y pronto terminaría. Por seguro, había esperanza y el amanecer se avecinaba.

¿Cuál es tu situación ahora mismo? ¿Acaso estás atravesando un camino cubierto de una densa oscuridad, en donde es imposible mirar hacia el otro lado; y el temor y la zozobra invaden tu corazón? ¿Estás acaso enfrentando soledad, o quizá una difícil situación económica por falta de trabajo y deudas por doquier, o has recibido un diagnóstico médico cuyas probabilidades humanas de recuperación son limitadas y complicadas? O ¿estás enfrentando una situación familiar muy dolorosa?

Así es el caminar de la vida, tenemos días soleados y brillantes, durante los cuales y a pesar del hermoso paisaje, el calor eventualmente nos puede afectar. Transitamos también por días lluviosos y fríos, durante los cuales necesitamos suficiente abrigo y bebidas calientes. Y claro, transitamos también por noches oscuras, frías y desesperanzadoras, donde nuestro corazón anhela profundamente ser guiado por una mano protectora, generosa y llena de amor.

No sé cuál sea tu transitar ahora mismo, pero si estás atravesando la densa y oscura noche, estoy convencida que hay esperanza, que aún tienes la oportunidad de pronto divisar aquellos destellos de luz que te guiarán hacia tu amanecer.

De hecho, hay alguien que atravesó antes que tú o yo, aquellas jornadas tenebrosas y densamente oscuras, hay alguien que entiende perfectamente lo que estás experimentando, hay alguien que eso y más lo vivió en carne propia, ése es Jesucristo, el Hijo del Dios, Dios mismo, que por amor a nosotros [la humanidad] “se hizo pobre siendo rico, para que nosotros con Su pobreza seamos enriquecidos” (2 Corintios 8:9); “el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres; y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz” (Filipenses 2:6-8).

¿Qué noche más oscura pudo haber existido en la historia humana?
La muerte del Rey fiel y justo por el pueblo traidor e injusto.                                                            La ejecución del Santo por los pecadores.
Más aquella noche no tuvo su fin ahí; sino que 72 horas después amaneció con gran poder. Y es que el Justo resucitó, se levantó de la muerte victoriosamente. ¡La Vida venció a la muerte!
Jesucristo el Camino, la Verdad y la Vida misma, tiene el poder para traerte de muerte a vida, de desaliento a esperanza, de insatisfacción a llenura, de angustia a paz.

Puedes probar lo que desees, pero puedo asegurarte que NO hay otro camino para que encuentres un nuevo y duradero amanecer en tu vida. ¡Jesús es la a única senda cierta! ¡Jesús es la estrella resplandeciente de la mañana! (Apocalipsis 22:16)

Te invito a que hoy mismo abras tu corazón, tu alma misma a Cristo Jesús. Él depositará en ti aliento de vida. Te traerá literalmente de muerte a vida. Te llenará de esperanza, te abrigará con Su amor eterno, te dará paz, la paz que sobrepasa todo entendimiento en medio de un mundo turbulento.

El adagio popular dice: “No dejes para mañana lo que puedes hacer hoy”. De hecho, “hoy es el día de salvación” (2 Corintios 6:2), clama con fe al Dios Todopoderoso, Creador del universo, que está atento a tu súplica y a los anhelos de tu corazón. Invítale hoy mismo como Salvador y Señor de tu vida.

Dios Todopoderoso, gracias por enviar a tu Hijo bendito, mi Señor Jesucristo, quien murió en la cruz por mí. Perdona todos mis pecados. Me arrepiento de todo corazón por haber pecado contra ti y haberte ofendido. Lávame y límpiame con la preciosa sangre de Cristo. Yo creo firmemente que Dios le resucitó a Jesús de entre los muertos para darme vida eterna. Jesús amado entra en mi corazón, te recibo como el único Salvador de mi alma y de mi vida. Transfórmame y ayúdame a vivir una vida de obediencia, agradándote en todo tiempo. ¡En tu Nombre oro amado Jesús!

Si tienes preguntas sobre la decisión que hoy has tomado, no dudes en tomar contacto con nuestro blog. Estamos para servirte. Y recuerda “hoy es el día de salvación”.

Photos:

  1. Cecy Yepez
  2. Freepik – Licencia
  3. 123RF – Licencia

¿Qué contamina la excelencia del corazón?

“La belleza del corazón humano, originalmente impregnada por nuestro Dios Creador se ve abruptamente atacada por el pecado del propio ser humano”.

 

En los artículos anteriores he enfatizado que la excelencia comienza en el corazón de Dios y nuestro Creador definitivamente ha impregnado la excelencia de Su corazón en nuestro corazón.

Sin embargo y tristemente, el corazón del ser humano no siempre está alineado con el corazón de Dios. ¿Por qué? La respuesta es simple pero de gran profundidad…por causa del pecado.

En uno de los artículos que publiqué hace poco, “La excelencia comienza en el corazón – Parte 1”, compartía brevemente sobre una de mis experiencias de viajar en submarino en Hawái. Y sí, al viajar al fondo del mar es indiscutible encontrarse con la encantadora creación de Dios. Colorida vegetación y una gama diversa y extraordinaria de especies marinas que te dejan sin aliento al evidenciar que hay en verdad un mundo submarino exótico, de belleza salvaje y de infinidad de secretos, no todos descubiertos, ni del todo contados.

Las profundidades del mar se asemejan a las profundidades del corazón humano. Mucha belleza aunque algunas veces estropeada e incluso destruida.

Carthaginian II – Lahaina, Maui

Mientras mis ojos se deleitaban con la hermosura de las especies submarinas, toda imagen colorida y vivaz repentinamente cesó cuando en frente veía las ruinas de una embarcación oxidada y destruida. Una imagen que con certeza produjo otras imágenes en mi cerebro, imágenes de destrucción y consecuentemente de pérdida, de dolor e inclusive de muerte.

¿Alguna similitud con las profundidades del corazón humano? Pues si somos francos y viajamos hacia el fondo de nuestro corazón, observaremos que no sólo encontramos belleza: amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, dominio propio (Gálatas 5:22-23).

Tristemente encontramos también: malos pensamientos, homicidios, adulterios, fornicaciones, hurtos, falsos testimonios, blasfemias (Mateo 15:19).

La belleza del corazón humano, originalmente impregnada por nuestro Dios Creador se ve abruptamente atacada por el pecado del propio ser humano.

Y el pecado es simplemente la desobediencia del hombre a las leyes establecidas en el manual de vida que Dios nos ha dado a través de Su Palabra -la Biblia.

Y muchos quizá pueden decir y de hecho me han dicho: “yo no peco, no le hago mal a nadie…yo vivo mi vida lo mejor que puedo…procuro hacer el bien…”.

Pero permítanme invitarles a que en la soledad de su habitación hagan un viaje honesto a las profundidades de su corazón y miren si no encuentran algunos elementos que han contribuido a la contaminación de su corazón: adulterio, fornicación, inmundicia, lascivia, idolatría, hechicerías, enemistades, pleitos, celos, iras, contiendas, disensiones, herejías, envidias, homicidios, borracheras, orgías, y cosas semejantes a éstas (Gálatas 5:20-21).

La Palabra de Dios, nuestro manual de vida nos dice: que Dios es veraz, y todo hombre mentiroso (Romanos 3:4). Así que si somos verdaderamente honestos, todos absolutamente todos hemos caído al menos en alguno de estos pecados; consecuentemente, hemos quebrantado la ley del manual de vida de nuestro Creador.

Y si somos francos, al quebrantar Su ley, nuestro corazón no experimenta paz, nuestro corazón pecaminoso no descansa hasta que encuentre perdón y sanidad de parte de Su Creador.

Muchas especies marinas han estado en peligro de extinción por causa de las diversas contaminaciones que han sufrido: petróleo, combustibles fósiles, basura, entre otros.

Si recordamos la explosión de la plataforma petrolera Deepwater Horizon en el 2010, en el corazón del Golfo de México, “el área del derrame de petróleo atravesó los rangos y los hábitats de más de 8.000 especies, incluyendo aves, peces, moluscos, crustáceos, tortugas marinas y mamíferos marinos (…) los camarones se encontraron sin ojos, los cangrejos sin pinzas, y los peces con lesiones y tumores a través de sus cuerpos”. [1]

Así mismo, el corazón del ser humano está en peligro de muerte y de muerte eterna si no se vuelve a Su Creador, a Cristo Jesús, el Dador de la vida, de la vida eterna. Él mismo lo dijo, “Yo soy el camino, la verdad y la vida” (Juan 14:6).

Ciertamente, en el fondo del mar hay belleza, pero ésta está en peligro de ser contaminada. La responsabilidad de cuidarlo y de preservar las maravillosas especies marinas es indiscutiblemente nuestra, de los seres humanos.

Y en el fondo de nuestro corazón se halla excelencia; sin embargo, ésta está en riesgo de ser contaminada por el pecado. Es responsabilidad nuestra el buscar la solución para preservarlo puro y sano, libre de la esclavitud del pecado.

La solución es indiscutiblemente Jesucristo. Y en Su Palabra claramente lo afirma, “Yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia” (Juan 10:10).

¿Cómo está hoy su corazón? Le invito a que se embarque en un viaje hacia las profundidades de su ser y clame a Su creador, a Jesucristo, para que venga en su rescate, sane y restaure su corazón, porque de él [del corazón] mana la vida.

Fuente:

[1]  http://www.oceanfutures.org/news/blog/Derrame-de-petroleo-del-Deepwater-Horizon-5-anos-de-secuelas

La Excelencia comienza en el corazón – Part 2

“La excelencia del corazón de Dios fue definitivamente impregnada en nuestro corazón, ahora somos nosotros quienes debemos expandir el corazón de Dios donde quiera que vayamos”.

 

Como lo compartí en el artículo anterior – Parte 1, Dios no solo preparó todo de antemano para recibirnos en este planeta, sino que cuando nos creó, lo hizo ciertamente con excelencia, con profundo amor y por cierto, cuidadosa y maravillosamente. La Biblia – Su Palabra lo revela y la ciencia así lo confirma.

Salmos 139:13-14,16  “Porque tú formaste mis entrañas; Tú me hiciste en el vientre de mi madre. Te alabaré porque formidables, maravillosas son tus obras; estoy maravillado, Y mi alma lo sabe muy bien…Mi embrión vieron tus ojos”. Así lo expresa este Salmo con vívida poesía que Dios, el Creador nos entretejió de tal forma que como resultado cada ser humano es en verdad Su obra maestra.  Pero Su creación no sólo que anima la expresión poética; sino que la ciencia como tal definitivamente confirma lo maravilloso de ella.

Así, echemos un vistazo a lo que manifiesta la National Geographic en relación al cerebro humano, “el cerebro es uno de los órganos más grandes del cuerpo, está conformado por unos 100 billones de células nerviosas o neuronas que no solamente ordenan los pensamientos y las acciones físicas altamente coordinadas, sino que también regula los procesos inconscientes del cuerpo tal es el caso de la digestión y de la respiración”. [1]

El cerebro es el sistema de manejo de información más complejo que existe en el universo. [Imagen tomada del Internet]

Y por ejemplo, permítanme citar a Wernher von Braun (1912 – 1977), ingeniero espacial quien afirmó, “Ciertamente hay quienes sostienen que el universo evolucionó a través de un proceso al azar, pero ¿qué proceso al azar podría producir el cerebro del hombre o el sistema del ojo humano?”, [2] cuestionaba el creador del Cohete V-2 para la Alemania Nazi y del Saturno V para los Estados Unidos.

Amigos, y aquí estamos hablando únicamente del cerebro, que por cierto observamos es uno de los órganos clave de la vida del ser humano, de hecho, es el sistema de manejo de información más complejo que existe en el universo.

Como vemos, la ciencia misma nos encamina al estudio y entendimiento de que el cuerpo humano es una máquina maravillosa, extraordinaria. Es la máquina más precisa y eficiente que haya existido y no se compara en absoluto con ninguna máquina creada por el hombre.

Pero, no sólo nuestro cuerpo físico, complejo como es, es la evidencia de la existencia de “un ser inteligente” que con certeza está detrás de la creación de todo este magnificente universo, si no también nuestra alma que está sellada con la marca de excelencia de este ser, llamado el Dios Creador, Jesucristo mismo.  “Él es la imagen del Dios invisible, el primogénito de toda creación…todo fue creado por medio de Él y para Él. Y Él es antes de todas las cosas, y todas las cosas en Él subsisten. (Colosenses 1:15,17).

Y es precisamente nuestra alma que fue hecha a la imagen del Dios Creador, “Y creó Dios al hombre a Su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó” (Génesis 1:27).
Wernher von Braun, ya lo reconoció, la obra maestra de Dios es el alma humana. [3] Y es en el alma humana que Dios ha impregnado Su imagen.

Sólo miremos por unos instantes a nuestro alrededor…observemos a aquellos seres vivos que están cerca de nosotros y que no son nuestros pares. Es decir, contemplemos el jardín de nuestra casa, las plantas que adornan nuestra sala, abracemos a nuestras mascotas, o quizá recordemos alguna de nuestras visitas al zoológico o a algún jardín botánico. Extraordinarios como son estos seres, los animales, las flores, las plantas, los árboles; pero ninguno de ellos osaría en compararse ni con el más pequeño de los seres humanos, si pudiese hacerlo.

Los seres humanos somos verdaderamente privilegiados y únicos. Sólo hombres y mujeres somos quienes reflejamos las características extraordinarias del Dios Creador.

Somos seres altamente creativos. La creatividad del ser humano es evidente cada día, en la música

Uno de los más grandiosos inventos, el carro de Ford. [Edison & Ford Winter Estates]

que escuchamos, en las obras de arte que nos deleitan, en la hermosura de las variadas artesanías que caracterizan a los distintos pueblos y naciones, en los extraordinarios inventos científicos.

Somos inteligentes. El cerebro humano ha creado inteligentemente la montura del caballo, el carruaje, el barco, la bicicleta, el carro, la avioneta, el avión para transportarse cada vez más rápido y más cómodamente.

Pero su creatividad y su inteligencia, no se han detenido, el cerebro humano ha traspasado los límites de nuestro planeta, ha llegado a la Luna y continúa explorando sin parar el espacio.

Somos seres que nos comunicamos. La palabra hablada, escrita o a través del lenguaje de señas es exclusiva del ser humano. Se nos ha dado el privilegio de expresar lo que hay en nuestro corazón y en nuestro intelecto, a través de la palabra.  Dios creó el universo, a través de Su Palabra (Génesis 1). A través de la palabra tenemos el poder para construir o para destruir, para animar o para desalentar, para amar o para odiar.

Éstas son sólo algunas de las características que nuestro Dios Creador ha impregnado en nuestra alma. ¡Somos ciertamente Su obra maestra! Y toda “obra maestra” es digna de admiración y digna de replicarse.

La excelencia del corazón de Dios fue definitivamente impregnada en nuestro corazón, ahora somos nosotros quienes debemos expandir el corazón de Dios donde quiera que vayamos.

“Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas”. (Efesios 2:10)

Fuentes:

[1]  http://www.nationalgeographic.com/science/health-and-human-body/human-body/brain/

[2] http://www.icr.org/article/wernher-von-braun-father-space-flight/

[3] http://www.wnd.com/2016/06/this-rocket-scientist-had-amazing-view-of-god/

La Excelencia comienza en el corazón – Parte 1

“La excelencia nace en el corazón de Dios, nuestro Creador, quien, por su eterno amor a hombres y mujeres, formó de la nada este planeta…”

 

En el blog bilingüe “Hacia la Excelencia” haciendo honor a su nombre comenzamos una serie de artículos con reflexiones cortas sobre el mundo de la excelencia, la profundidad de su significado y por qué no un frontal desafío a la sociedad post-moderna y post-post moderna que en general estamos viviendo globalmente.

Viaje submarino en Maui, Hawaii

Hace unos años atrás tuve la oportunidad de hacer un viaje en submarino en Hawaii. Un corto pero sorprendente viaje hacia el fondo del mar, donde las maravillas del mundo marino sólo vistas en la pantalla chica y en la grande, se convirtieron mágicamente en una hermosa realidad. Esta increíble experiencia fue simplemente la confirmación de que estemos donde estemos, siempre estaremos rodeados de belleza y magnificencia.

Por eso, permítanme ahora invitarles a echar una mirada a su alrededor, a su entorno. ¿Qué es lo que ven?… Y luego de unos minutos seguramente tendremos respuestas muy variadas. Habrá quien describa extraordinarios paisajes montañosos, otros incluso quizá los tremendos nevados en un día soleado, otros tantos la hermosura de sus playas y el vasto mar y seguramente algunos más, exóticos paisajes de espesa selva.

Y todo esto sin contar la magnífica diversidad de fauna y flora en cada uno de los más asombrosos

rincones de nuestro planeta.

Vida submarina, Hawaii

Encantadora vida submarina, Hawaii

Nuestro entorno, nuestro planeta, en definitiva nuestra casa testifica que vivimos en un mundo de excelencia. Desde la cima del Everest hasta el Mar Muerto que bordea Israel, el punto más bajo de la tierra, nuestra mirada se deleita ciertamente con las “7 maravillas naturales del mundo” y mucho más.

Echemos un vistazo ahora, a los inicios de este planeta. Y para ello, si me permiten, quiero referirme al primer capítulo, del primer libro de la Biblia, Génesis, cuyo nombre original en Hebrero, “Bereshit” significa precisamente “en el principio”.

Mar Muerto

Mar Muerto

En síntesis Génesis 1 nos cuenta cómo comenzó nuestro planeta, nuestra casa, quién la construyó y de hecho, cómo la ordenó, decoró y llenó de alimento, todo esto antes de nuestra llegada, la llegada de los seres humanos.

Le desafío a que lea Génesis 1 detenidamente. Se sorprenderá de lo maravilloso de este relato. No obstante, y para fines de este artículo, quiero resaltar solamente dos aspectos de esta lectura:

1. A lo largo de este capítulo y en tanto se menciona paso a paso la creación de nuestro mundo; la formación de la luz, el cielo, la tierra, las aguas, el sol, la luna, las estrellas, la hierba verde, las aves y los peces; entonces Dios, nuestro creador, expresa 6 veces: “Y vio Dios que era bueno”; y una séptima vez, luego de haber creado a los animales y al ser humano, al concluir su creación, “ Y vio Dios todo lo que había hecho, y he aquí que era bueno en gran manera”.

Pues bien, una de las cosas importantísimas que resalta este texto es que la creación de Dios es

Vista del Everest desde el campamento base (cortesía de Amosji Attaché Gorkhas)

Vista del Everest desde el campamento base (cortesía de Amosji Attaché Gorkhas, Nepal)

definitivamente “buena en gran manera”. En otras palabras lo creado originalmente por nuestro Dios, que por supuesto, nos incluye a los seres humanos (Gen. 1:27, 31) fue hecho con excelencia, sin defecto ni error alguno.

2. Ahora bien, “[Dios] todo lo hizo [y lo hace] hermoso en su tiempo” (Eclesiastés 3:11), por tanto, Su corazón está inclinado a hacer todo con excelencia, porque Su esencia misma denota excelencia.

Si nuevamente miramos a nuestro alrededor, confirmamos esta Palabra, estamos rodeados de una majestuosa naturaleza que ciertamente deleita nuestra mirada y más aun nuestro corazón.

La excelencia nace en el corazón de Dios, nuestro Creador, quien, por su eterno amor a hombres y mujeres, formó de la nada este planeta, preparó de antemano nuestro mundo, nuestra casa, para que llegásemos a morar en él.

Como el padre y la madre preparan con lo mejor, el cuarto, la cuna, la ropa, los juguetes y todo lo necesario para recibir al bebé que pronto nacerá, así, nuestro Dios, nuestro Padre Creador, preparó este mundo con todo lo necesario para recibir al hombre y a la mujer, creaturas hechas a Su imagen y semejanza.

¡Sí, Dios es nuestro ejemplo de excelencia!

Cabo de la Buena Esperanza, Sudáfrica

Cabo de la Buena Esperanza, Sudáfrica

“Profunda es su sabiduría, vasto su poder…
Él se basta para extender los cielos;
somete a su dominio las olas del mar.
Él creó la Osa y el Orión,
las Pléyades y las constelaciones del sur.
Él realiza maravillas insondables,
portentos que no pueden contarse”.
                                   (Job 9:4,8-10)

 

En nuestra próxima edición descubriremos más acerca de las bases y raíces pertinentes para una vida Hacia la Excelencia. ¡Hay mucho por descubrir! ¡Espérela!

¡Muy pronto! _Dios está hablando [Hacia la Excelencia]

GodSpeaking(5x7)card_edited

Por Anne Graham Lotz…Bienaventurados los que oyen las palabras de esta profecía, y guardan las cosas en ella escritas; porque el tiempo está cerca. [Apocalipsis 1:3] ¿Anhela un reavivamiento? No precisamente un campamento. Ni tampoco una serie de reuniones en la iglesia […]

a través de  Dios está hablando   -Hacia la Excelencia

Dios está hablando

 Por Anne Graham Lotz

Traducido al español por Cecilia Yépez

 

…Bienaventurados los que oyen las palabras de esta profecía, y guardan las cosas en ella escritas; porque el tiempo está cerca.

(Apocalipsis 1:3)

 

¿Anhela un reavivamiento? No precisamente un campamento. Ni tampoco una serie de reuniones en la iglesia.

¡Sino un derramamiento del Espíritu de Dios que resulta en el despertar del pueblo de Dios…en Dios! ¡Yo sí! En tanto he reflexionado en oración… ¿qué más puedo hacer para trabajar por un reavivamiento? Dios me ha recordado sobre lo que ocurrió al principio. Génesis 1 relata que el Espíritu de Dios se movía sobre el planeta tierra, preparándola y energizándola para recibir la Palabra de Dios. Entonces, cada día que la Palabra de Dios se manifestaba, se producía un cambio, hasta que al final Dios lo bendijo, dijo que era muy bueno, y vio Su propia imagen reflejada allí en el hombre que Él había creado.

Lo que me ha impresionado es que, desde un principio, Dios ha usado la combinación de la preparación del Espíritu, que al aplicarlo para nosotros es la oración, y Su Palabra para provocar un cambio. Durante los últimos dieciocho meses, los Ministerios AnGel han convocado a las personas a orar a través de varias iniciativas en línea tales como 777: An Urgent Call to Prayer [777: Una LLamada Urgente a la Oración]; Mayday! Mayday! A Distress Call for Prayer [¡SOS, SOS! Una llamada de auxilio para orar]; y más recientemente, 111: PrePrayer for the New Year [Preparación en Oración para el Nuevo Año]. Y este mayo pasado se publicó mi nuevo libro, The Daniel Prayer [La Oración de Daniel], el cual no sólo desafía a las personas a orar como Daniel lo hizo, sino que ayuda a guiarlas en la oración que mueve los Cielos y cambia naciones. Ahora, después de toda esta preparación del Espíritu, me gustaría ver qué ocurriría si juntos escuchamos la Palabra de Dios.

En el libro del Antiguo Testamento, 2 Crónicas, cuando el Rey Josías redescubrió la Palabra de Dios y la leyó a toda la gente, el resultado fue un reavivamiento. En Nehemías 8, cuando el pueblo de Dios regresó a Jerusalén tras sus años de cautividad en Babilonia, Esdras leyó la Palabra de Dios al pueblo y el resultado fue un reavivamiento. En Hechos 2, después de diez días de oración en el aposento alto, el Espíritu se derramó en Pentecostés, Pedro predicó la Palabra, ¡y 3000 personas se salvaron!

En estos días de caos y confusión, desesperanza e impotencia, ¿qué pasaría si todo el mundo presionase el botón de pausa de la vida y se diera el tiempo para escuchar lo que Dios tiene que decir? ¡Me gustaría descubrirlo!

Así que me estoy asociando con Faith Comes by Hearing [La Fe Viene por el Oír] con el fin de ofrecer el audio de la Palabra de Dios en más de 900 idiomas durante una hora cada día, por ocho días, en el octavo mes de agosto.

Por favor únase a mí. Ayúdeme a pasar la voz a su familia, amigos, iglesia y comunidad en línea. Atrape la visión. No sólo anhelemos el tiempo de reavivamiento. ¡Encendamos el reavivamiento!

Dios está hablando. ¿Va a escucharlo?

 

GodSpeaking(5x7)card_edited

Copyright © 2016 Anne Graham Lotz (AnGeL Ministries) Raleigh, North Carolina, USA. Usado con permiso. Todos los derechos reservados http://www.annegrahamlotz.org

 

111- Preparación en oración para el NUEVO AÑO

Por Anne Graham Lotz

Traducido al español por Cecilia Yépez

Anne Graham Lotz

Anne Graham Lotz

¡Únamos a Anne…Preparémonos en oración para el Nuevo Año! Intercedamos por nuestras naciones, familias y por nosotros mismos.

Escuche aquí el audio de la oración de Anne.

*****

El inconfundible sonido del Shofar podía ser escuchado desde el muro que rodeaba Jerusalén, haciendo eco a través del valle quemado por el sol. El toque de la trompeta anunciaba gran angustia pública y era usado para convocar a la gente. Aconteció en el primer siglo antes de Cristo cuando una sequía severa amenazaba la existencia misma de la ciudad. Así que los ancianos llamaron a la gente para que se reúna fuera de los muros de la ciudad. Entonces, mandaron a llamar a Honi.

Honi era un hombre mayor quien, después de este día, fue conocido como “El Hacedor de Círculos”. Porque cuando él fue convocado, los ancianos le dijeron, “Ora para que venga la lluvia”. Honi oró, pero nada sucedió. Así que él dibujó un círculo alrededor de él sobre la tierra, y oró otra vez: “Oh Señor del mundo, Tus hijos han vuelto sus rostros hacia mí…yo juro por Tu gran Nombre que yo no me moveré de aquí hasta que Tú tengas piedad de tus hijos”.

La lluvia comenzó a caer, las primeras gotas…una llovizna. Pero Honi protestó, “No he orado por tal lluvia, sino por una lluvia que llene las cisternas, los pozos y las cavernas”.

Como respuesta a su oración, los cielos se abrieron y las aguas descendieron en una fuerte tormenta que amenazó inundar la ciudad. Así que una vez más, Honi rogó, “No he orado por esa clase de lluvia, sino por una lluvia de buena voluntad, bendición y gracia”. Se ha dicho y registrado por Josephus, historiador judío que en respuesta a la tercera oración de Honi, una gran lluvia que empapaba comenzó a caer con la cual terminó el tercer año de sequía.[1] Honi había prevalecido en oración.[2]

En tanto miro hacia el 2016, me siento obligada a dibujar un círculo alrededor de esta ciudad, de este estado, de esta nación… ¡y a orar! hasta que Dios responda. Hagan ustedes lo mismo. ¡Por favor! En este primer día del Nuevo Año [primer mes], dibujen su propio círculo. Entonces oren por todo lo que esté dentro de él.

¡…Vuélvanse al Señor su Dios, porque Él es bondadoso y compasivo…¿quién sabe? Tal vez Dios reconsidere y cambie de parecer, y deje tras de sí una bendición! (Joel 2:13-14)

¡Oh Dios de la creación! Nos postramos delante de ti reconociendo Tu grandeza y Tu gloria. Nadie se FB_IMG_1451701190863compara a Ti. Nadie es igual a Ti. Miramos Tu creación y nos maravillamos frente a Tu infinito poder y sabiduría. Nada está fuera de Tu alcance. “Tú sacas a relucir Tu multitud de estrellas, una por una, y las llamas por su nombre. Por Tu gran poder y potente fuerza, ninguna de ellas falta…Tú pones una tienda para el sol…Él se levanta a un extremo de los cielos y sigue su curso hacia el otro extremo de ellos; nada hay que se esconda de su calor… ¿A dónde me iré de Tu Espíritu? ¿A dónde huiré de Tu presencia? Si subo a los cielos, Tú estás allí; si en el Seol preparo mi lecho, Tú estás allí.[3] No hay lugar en todo el universo en el que Tú no estés. Ciertamente, “no se ha acortado la mano del Señor para salvar; ni se ha endurecido su oído para oír”.[4]

Te reconozco como ________________________

Y aun honestamente confieso: Cuando los terroristas matan al azar; cuando mujeres y niños se auto detonan como bombas suicidas; cuando gente inocente es tomada por detrás y apuñalada; cuando inundaciones, tornados y tormentas hacen estragos en nuestra tierra; cuando nuestros líderes nacionales no lideran; cuando nuestros líderes de negocios nos mienten; cuando nuestros líderes políticos ponen primero sus intereses personales antes que los del pueblo; cuando nuestros líderes espirituales contradicen Tu Palabra; cuando nuestros líderes sociales se dividen; cuando nuestros aliados se convierten en nuestros enemigos y nuestros enemigos en nuestros aliados…¿qué es lo que está pasando? ¿Dónde estás Dios?

Estamos tentados a pensar que Tú estás…
Distraído…para nada comprometido…desinteresado… inadvertido…inactivo…impotente… falto de maniobra…obsoleto…eclipsado… incapaz, que nada te afecta…y aún inconsciente de nuestro temor, nuestra desesperanza, nuestra confusión, de nuestra indignación. ¿Por qué Tú pareces tan pequeño mientras que nuestros problemas, desastres y enemigos parecen tan grandes?

¿Por qué? __________________________

¡Ayúdanos a renfocarnos!

Dios de nuestros padres. Señor de las naciones. Tú eres el Dios Eterno, el Creador de los confines de la tierra. Nadie puede entender Tus caminos. Pero nos volvemos a Ti. Regresamos a Ti. Bien, “No eres el Dios que está en el cielo? Tú gobiernas sobre todos los reinos de las naciones. Poder y fuerza están en Tu mano, y nadie puede resistirte.” [5]

¿No establecimos nuestra nación bajo la autoridad de Dios? ¿No hemos prometido, “En Dios está nuestra confianza”? Pero ahora nos vemos constantemente bombardeados con voces estridentes de aquellos que demandan que nos distanciemos de Ti; que Tú solamente eres uno de tantos dioses, si acaso eres dios; que nosotros no podemos arriesgar ofendernos unos a otros por clamar Tu nombre. Escuchamos al enemigo insinuando que Tú “no estás arreglando esto” porque simplemente Tú no puedes arreglarlo. ¡Nuestra fe está siendo insultada!

Y así nuestros espíritus se levantan en nuestro interior y se deshacen del manto asfixiante de opresión espiritual y de ser políticamente correctos. Clamamos Tu Nombre. Tú eres Yahweh. Jehová –el Dios personal. El Gran YO SOY –el Dios Eterno. El Dios Todopoderoso. Tú eres Jesús. El Salvador. Emanuel. Dios con nosotros, quien nunca nos deja o nos abandona. Tu poder no se ha diluido o agotado a través de los tiempos. Tú eres tan poderoso…reinas en autoridad…tanto como lo fuiste en la Creación; durante la liberación de Tu pueblo de Egipto y en la separación del mar Rojo. Tú eres EL que manda fuego.[6] Quien derriba a los gigantes.[7] Quien cesa las guerras.[8] Quien levanta a los muertos. [9]

Yo clamo Tu nombre: ________________________

En tanto miramos hacia el Nuevo Año, nosotros decidimos colocar nuestra confianza en Ti. Si “…se levantan los reyes de la tierra, y los gobernantes traman unidos contra el Señor,”[10] nosotros confiaremos en Ti. Aunque “…la tierra sufra cambios,
y los montes se deslicen al fondo de los mares; aunque bramen y se agiten sus aguas, aunque tiemblen los montes con creciente enojo,”[11] nosotros confiaremos en Ti. Si “Braman las naciones, si tambalean los reinos;”[12] nosotros confiaremos en Ti. Cuando… “Los impíos saquen la espada y entesen el arco, para abatir al afligido y al necesitado, para matar a los de recto proceder…,”[13] nosotros confiaremos en Ti. Confiaremos en Ti. Confiaremos en Ti.

Yo confío en Ti cuando ______________________
Yo confío en Ti por _________________________

Nos dicen que podemos alabarte en nuestras iglesias, pero que no podemos traerte a los lugares de negocio o trabajo; ni a la sede del gobierno o a las escuelas; ni al campo de batalla o a la cancha de fútbol; ni a la corte, o al cuarto de atrás o al dormitorio. Como si se le pudiera contener al Dios de dioses, encajársele, restringírsele, atarle o esconderle. ¡Nos reímos ante tal tontería! Y Te exaltamos como el Altísimo Dios que cabalga sobre los vientos de la tierra. Las nubes son el polvo de tus pies.[14] Los cielos, aún los más altos cielos no pueden contenerte.[15] Cuánto menos cualquier edificio de una iglesia local. Te invitamos a que hagas Tu voluntad en nuestras vidas. En nuestro estado. En nuestra nación. En nuestro círculo.

Yo te invito a mi _____________________________

¡Ahora levántate, Oh Señor Dios! Míranos, Tu pueblo sobre el cual tu Nombre es invocado. Escúchanos, en tanto te clamamos a favor de nuestra nación. No nos rechaces. Ten piedad de nosotros.

Sentimos que el mal nos invade. La oscuridad y la penumbra están descendiendo. Aquellos que nos odian se han infiltrado. Nos rodean aquellos dedicados a destruirnos. ¿Estás Tú encabezando este ejército? ¿Es éste el comienzo del Día del Señor? ¿Hemos probado tu paciencia y rebasado el límite en tu juicio? ¿Nos estás tomando en cuenta nuestro pecado, nuestra actitud rebelde y nuestro desafío? ¿O nuestra irreverencia, blasfemia e idolatría? “Tú, sólo tú, has de ser temido; ¿y quién podrá estar en pie en tu presencia en el momento de tu ira?”[16] ¿Estás acaso enojado?

¡Dios Altísimo! En tanto dibujamos un círculo alrededor de nosotros, queremos que todo esté bien contigo dentro de ese círculo. Así que confesamos nuestro pecado. Tú eres justo. Nosotros NO. Tú siempre haces lo correcto. Nosotros nos hemos equivocado. Vergüenza nos cubre. Hemos tenido generaciones de bendición y prosperidad, y sin embargo, nos hemos negado a agradecerte, y en su lugar, nos hemos dado el crédito por todo aquello que ha venido de Tu mano. Nos hemos puesto de acuerdo con aquellos que contradicen Tu Palabra. Nos hemos alejado de Tu verdad, y hemos creído mentiras. Hemos vivido de forma casual. Hemos destruido nuestro medio ambiente egoístamente. Hemos visto al necesitado y hemos pasado de largo. Hemos demandado nuestros derechos en forma desafiante. No hemos escuchado a aquellos que nos han advertido acerca de las consecuencias de alejarnos de Ti.

Yo confieso mi pecado de _________________________
Yo dejaré de ___________________________________
Yo abandonaré _________________________________
Gracias por perdonarme y limpiarme de ______________________________

Y ahora, en tanto miramos hacia el 2016, venimos cara a cara con todo este desastre. ¿Qué se puede hacer para salvarnos de nosotros mismos? Aun cuando la pregunta reverbera en nuestras mentes, la respuesta está dada: la solución para nuestra crisis espiritual y moral –para la restauración del desmoronamiento del fundamento de nuestra nación –no es la política, no es la economía, no es la salud, no es el bienestar social, o las reformas migratorias, o la educación superior gratuita, o el sistema judicial, tampoco las regulaciones corporativas o de Wall Street. Tú eres la Respuesta. Tú eres la Solución. Y en lugar de volvernos a Ti, parece que nos estamos alejando más y más de Ti. Pero NO ahora. Ahora nos volvemos a Ti. Retornamos a Ti. Corremos hacia Ti. Nos aferramos a Ti. ¡Te suplicamos!

¡Vuélvete a nosotros! ¡Acércanos a Ti! [17] Si Tú no nos ayudas, nosotros estaremos indefensos. Si Tú no nos proteges, estaremos expuestos al peligro. Si no nos libras del mal, éste nos vencerá. Si Tú no tienes planes para darnos esperanza y un futuro, caeremos como nación en el pasado.[18] ¡En el olvido!

Padre de toda misericordia. Tú que has dicho que nuestra tierra es una tierra que Tú, el Señor nuestro Dios, la cuidas; que Tus ojos están continuamente sobre ella, desde el comienzo hasta el fin del año.[19] En tanto Tú observas nuestra nación desde este día en adelante, desde enero 1 a diciembre 31, 2016, nosotros pedimos por aquello que sabemos que no merecemos. Pedimos Tu bendición. Por favor…

  • Bendice nuestras elecciones nacionales y locales. Levanta hombres y mujeres que nos guíen y nos lleven de vuelta a Ti. Levanta otro Asa, quien estuvo completamente comprometido con el Señor toda su vida.[20] Levanta otro Josafat quien hizo lo que era recto delante de los ojos del Señor.[21] Levanta otro Josías quien renovó el pacto de su gente contigo –“de andar en pos del Señor y de guardar Sus mandamientos.”[22] Levanta líderes con integridad moral y espiritual que tengan una fe firme y una reverencia saludable hacia Ti y consecuentemente sabiduría para tomar decisiones. Pon Tu elección en el Despacho Oval de la Casa Blanca.
  • Bendice a los equipos de seguridad de nuestra patria. Dales ojos para identificar a los malhechores, oídos para escuchar las conversaciones malignas. Mentes para entender los tuits y códigos, y voluntad para actuar antes que el enemigo lo haga. ¡Protégenos del mal!
  • Bendice a nuestros policías y bomberos, nuestras fuerzas armadas y patrulla fronteriza –a todos aquellos que arriesgan sus vidas para mantenernos a salvo. Restáurales el respeto que todos ellos merecen. Protege sus vidas y sus familias. Trae a la luz de la justicia cualquier acto de corrupción y abuso, de tal manera que podamos confiar en los uniformados. Resguarda a aquellos que nos resguardan a nosotros.
  • Bendice a nuestros jueces y fiscales. Haz que sirvan fielmente y de corazón, recordando que ellos rendirán cuentas delante de Ti.[23] Castiga a aquellos que obran mal. Anima a aquellos que hacen lo correcto.
  • Bendice mi ________________________________

Tú eres el manantial del cual fluyen las bendiciones. La lista de nuestras necesidades es interminable. Por favor, bendice a nuestros doctores. Nuestros abogados. Nuestros banqueros. Nuestros maestros. Nuestros comisionados. Nuestros agricultores.

  • Bendice a nuestros predicadores, maestros de la Biblia y profesores de seminarios. Como Esdras en el pasado, aviva sus corazones para que se consagren primero a Ti, luego al estudio y a la prédica de Tu Palabra.[24] Cuando ellos prediquen o enseñen, oblígales a predicar la Palabra, no libros acerca de la Palabra. Motívales con temor santo a pararse delante del Trono de Juicio de Cristo para dar cuentas de la manera que han impactado a otros a través de sus palabras y de sus obras. Retira a aquellos cuyas vidas están fuera de sincronía respecto de sus palabras. Levanta una generación de líderes espirituales que Tú apruebes como obreros que no tienen de qué avergonzarse porque manejan con precisión la palabra de verdad.[25] Llénales con Tu Santo Espíritu hasta que desborden.
  • Bendice a nuestras familias. Los espíritus desalmados de infidelidad, deshonestidad, traición, hipocresía, inmoralidad, pornografía, y adulterio están infiltrándose en nuestros hogares. El enemigo parece estar atacándonos en cada nivel, en cada frente. Un vasto ejército del mal parece haberse desatado en contra de nuestros hogares. Especialmente los hogares y familias de los seguidores de Cristo. “No tenemos fuerza alguna delante de esta gran multitud que viene contra nosotros, y no sabemos qué hacer; pero nuestros ojos están vueltos hacia Ti”.[26] Suplicamos por Tu divina protección. Suplicamos por Tu divina sabiduría para luchar contra los ataques de tal manera que nuestras familias sean fortalecidas en su relación contigo. ¡Sé el centro de nuestros hogares!
  • Señor de amor, oramos para que bendigas a nuestros enemigos. Sí, lo hacemos. Abre sus oídos a la Verdad. Abre sus mentes para entender el Evangelio. Abre sus corazones para que anhelen Tu amor. Acércalos a Ti como polilla que es atraída a la llama. Tu Luz es más fuerte que su oscuridad. Tráeles hacia Tu Luz. Guárdales por toda la eternidad. PERO si ellos Te rechazan, te pedimos que hagas que se enfrenten entre sí. Distráelos. Destrúyelos. Impide que continúen sus ataques y persecución a los justos.
  • Finalmente, Oh Dios Padre nuestro, bendícenos. Bendíceme. Hazme un vaso para honra, un instrumento “… santificado, útil para el Señor, preparado para toda buena obra”[27]. Yo sé que la noche está por llegar cuando nadie puede trabajar.[28] Ayúdame a redimir el tiempo. Úsame ahora para Tu Reino y Tu gloria. Abre mis labios osadamente y sin miedo para hacer conocer el Evangelio:[29] las Buenas Noticias de redención del pasado…la esperanza para el futuro…gozo para el presente a pesar de las circunstancias…amor incondicional, inagotable y eternal[30]…encontrado en la Cruz. Abre mis labios para simplemente dar a Jesús a un mundo que crecientemente está desesperado. Úsame como un embajador de paz en la tierra, primero liderando a la gente a que establezca una relación contigo, luego con los demás. Cuando el mundo a mi alrededor se desmorona, ayúdame a pararme firme en mi fe en Ti. Y cuando la gente me vea parada firme, ayúdales a verte a Ti.
  • Bendíceme.
    – Hazme _______________________________
    – Ayúdame a ___________________________
    – Úsame para __________________________

Y ahora, Dios de gracia, en tanto nos preparamos en oración para el Nuevo Año, pedimos lo fundamental, que Tú llenes nuestros círculos con Tu gloria. Envía Tu Santo Espíritu a plenitud. Enciende el fuego de reavivamiento en nuestros corazones. Protégenos. Defiéndenos. Confórtanos. Empodéranos. Equípanos en tanto nos ponemos la armadura de Dios de tal manera que nos mantengamos firmes contra las asechanzas del diablo…para que cuando llegue el día malo, nos podamos parar firmes en tierra…tomando la Espada del Espíritu que es la Palabra de Dios…y orar. Con esto en mente, permanezcamos con dominio propio y alertas mientras nos mantenemos en oración y prevalezcamos en oración.[31] Y nos mantendremos observando expectantes. ¿Es el 2016 el año de Tu retorno? ¡Esperamos que así sea! ¡Ven Señor Jesús![32]

Para gloria de Tu Nombre…
Amén

**********
[1] Primero leí la historia de Honi en la introducción del libro de Mark Batterson, “El Hacedor de Círculos”. El relato que he compartido en este libro está basado en los escritos de Josephus, un erudito del primer siglo y muy confiable historiador que nació en Jerusalén poco después de la primera venida de Jesucristo. Sus escritos son tenidos en alta consideración y han sido usados por el mundo secular como el recurso primario tanto para la historia Judía como para la Cristiana.
[2] Tomado de “The Daniel Prayer” (La oración de Daniel), Capítulo 7; Anne Graham Lotz; con autorización de Zondervan Publishing; May 2016.
[3] Isaías 40:25-26, Salmos 19:4, 6; 139:7-8
[4] Isaías 59:1
[5] 2 Crónicas 20:6
[6] 2 Crónicas 7:1
[7] 1 Samuel  17:1-50
[8] Salmo 46:9
[9] 2 Reyes 4:1-37; Lucas 7:11-16; 8:40-42, 49-56; Efesios 1:17-21
[10] Salmo 2:2
[11] Salmo 46:2-3
[12] Salmo 46:6
[13] Salmo 37:14
[14] Nahúm 1:3
[15] 2 Crónicas 6:18
[16] Salmo 76:7
[17] Santiago 4:8
[18] Jeremías 29:11-13
[19] Deuteronomio 11:12
[20] 2 Crónicas 15:1-17
[21] 2 Crónicas 19:4-20:32
[22] 2 Crónicas 34:1-33
[23] 2 Crónicas 19:8-11
[24] Esdras 7:10
[25] 2 Timoteo 2:15; 4:1-2
[26] 2 Crónias 20:12
[27] 2 Timoteo 2:21
[28] Juan 9:4
[29] Efesios 6:19
[30] Efesios 3:14-19
[31] Efesios 6:10-18; 1 Peter 4:7
[32] Apocalipsis 22:20
Copyright © 2016 Anne Graham Lotz (AnGeL Ministries) Raleigh, North Carolina, USA. Usado con permiso. Todos los derechos reservados http://www.annegrahamlotz.org