Archivos Mensuales: octubre 2016

¿Truco o Trato? ¿Están listos?

“Previo al 31 de octubre en el mundo occidental, con mucho afán, tiendas, centros de diversión, restaurantes, centros comerciales e incluso escuelas se preparan para festejar apropiadamente el tan conocido Halloween.”

 

¿Truco o trato?

¿Truco o trato?

A pocas horas de la gran celebración, donde la reconocida frase “¿Truco o Trato?” [Trick or Treat!] ha cautivado especialmente a miles de niños, se preparan precisamente millones de pequeños, adolescentes y adultos alrededor de varios países del mundo para festejar “inocentemente” la “fiesta de la muerte”.

Y no voy a ahondar en la parte histórica y el origen de esta fiesta, porque ya se ha investigado y escrito suficientemente al respecto. De hecho, al pie de este artículo, pongo en su consideración un par de recursos para que quienes estén interesados, y quieran aprender más en detalle acerca de esta “inocente celebración”.

Previo al 31 de octubre en el mundo occidental, con mucho afán, tiendas, centros de diversión, restaurantes, centros comerciales e incluso escuelas se preparan para festejar “apropiadamente” el tan conocido Halloween.

Entonces me pregunto y extiendo esta pregunta a todos mis lectores, ¿es el Halloween una fiesta que debemos celebrarla, más si nos identificamos como simpatizantes de Cristo o claramente cristianos?
Y para contestarla es preciso conocer su historia (abajo / recursos sugeridos) y analizarla desde la perspectiva de la Biblia.

Para el efecto, compartiré brevemente al menos tres aspectos importantes:

1. Halloween, una fiesta comercial
Money, en octubre del 2015 reportó que los estadounidenses gastarían USD 6.9 billones en total por las fiestas de Halloween.[1] Todo este monto incluiría dulces, disfraces para niños y adultos, incluso disfraces

Una fiesta aparentemente inocente

Una fiesta aparentemente inocente

para mascotas.

Acaso como cristianos, ¿no deberíamos pensar más responsablemente en la “mayordomía de los recursos que tenemos”? ¿Cómo es posible que derrochemos tanto dinero en cosas tan irrelevantes como éstas? ¿Acaso no podríamos invertir todo este dinero en causas más importantes y por ejemplo más alineadas con nuestra responsabilidad social?

No debemos olvidar, que todos somos simplemente mayordomos de los recursos y los bienes que Dios nos ha otorgado mientras estemos en este mundo.

Ahora bien, no me malinterpreten. Todos tenemos derecho a disfrutar de gratos momentos con nuestra familia y amigos. Sin embargo, conociendo el origen de estas fiestas, ¿consideran que es sabio seguir estas costumbres?

2. El Halloween -o fiesta de la muerte, una celebración pagana
20161030_132844Según un artículo de History.com, “El origen de Halloween data de los tiempos del festival de Samhain de los Celtas. Los Celtas creían que en la noche antes del año nuevo [noviembre 1], el límite entre el mundo de los vivos y el de los muertos era casi imperceptible. En la noche del 31 de octubre ellos celebraban a Samhain, cuando se creía que los espíritus de los muertos retornaban a la tierra…los Celtas creían que la presencia de los espíritus del otro mundo facilitaba a los sacerdotes Druidas, hacer predicciones acerca del futuro”.[2]

Frente a esto qué nos dicen las Escrituras, “10 Que no haya en ti nadie que haga pasar a su hijo o a su hija por el fuego, ni nadie que practique la adivinación, ni sea agorero, ni sortílego, ni hechicero, 11 ni encantador, ni adivino, ni mago, ni nadie que consulte a los muertos. 12 Al Señor le repugnan todos los que hacen estas cosas…” (Deuteronomio 18:10-12)

Si los orígenes del Halloween promueven costumbres paganas como éstas y claramente se adentra al lado espiritual de la oscuridad, ¿deberíamos los cristianos participar en este tipo de celebraciones? Considero que la Escritura se explica por sí misma.

3. Una celebración inocentemente peligrosa y diabólica

El 31 de octubre, no solamente es una celebración de disfraces, máscaras y dulces, es trágicamente una

celebración de diabólicos rituales, durante los que se sacrifican animales e incluso niños. En estos días

¡Protejamos a nuestros niños!

¡Protejamos a nuestros niños!

conocí parte del testimonio de Beth, quien a través de su blog valientemente confiesa, “Casi no puedo decir en cuántos Halloweens me forzaron a participar en sus rituales…No creo que ninguna persona pueda realmente comprender la realidad malévola de un ritual satánico…”.[3]

Sí este tipo de acciones constituyen el desenlace del famoso Halloween cada año, ¿queremos aún participar en esta “inocente fiesta”? Dios, nuestro creador, nos dice puntualmente en Su Palabra, “11 No tengan nada que ver con las obras infructuosas de la oscuridad, sino más bien denúncienlas…” (Efesios 5:11).

Y éso es precisamente lo que este blog pretende hacer -denunciar las obras del enemigo más grande del alma del ser humano, Satanás. Ciertamente, el Diablo vino para robar, matar y destruir; más Jesús vino para darnos vida y vida en abundancia (Juan 10:10).

Por tanto, les invito a que analicen más profundamente este tema y decidan por sí mismos si es o no correcto que como simpatizantes de Jesús o cristianos propiamente, le sigamos el juego al “Truco y Trato” y seamos o no parte de esta celebración oscura disfrazada de luz y color.

“Y esto no debe sorprendernos, porque hasta Satanás mismo se disfraza de ángel de luz.”      (2 Corintios 11:14)

Recursos:

  • Halloween la fiesta de la brujería, Dr. Armando Alducín

https://www.youtube.com/watch?v=974cenQC62k

Fuentes:

[1]  http://time.com/money/4069887/halloween-spending-costumes-candy/

[2]  http://www.history.com/topics/halloween/history-of-halloween

[3] http://www.theothersideofdarkness.com/?s=I+was+abused+in+a+Satanic+halloween+ritual