Archivos Mensuales: enero 2014

Entrevista exclusiva con el Pastor Bill Hybels

“[La Iglesia] Es la esperanza del mundo cuando está siendo las manos y los pies de Cristo…”

Bill Hybels

Fundador y Pastor Principal de la Iglesia Willow Creek en South Barrington, Illinois, Estados Unidos de

Pastor Bill Hybels (cortesía de IEVI)

Pastor Bill Hybels
(cortesía de IEVI)

Norteamérica. Es también el creador de la Cumbre Global de Liderazgo. El Pastor Hybels es autor de varios libros, especialmente en el tema de liderazgo cristiano.

¿Cómo definiría a un líder de excelencia tanto en el mundo de los negocios como dentro del ámbito cristiano? 

Los líderes tienen que ser grupos de personas en movimiento cuya dirección sea siempre honrar al Señor.   Muchas veces me refiero a los líderes como gente que moviliza a más gente o a ciertas causas de aquí para allá; y ese “allá” es cualquier lugar al cual Dios quiere llevar algo.  Los líderes tienen que ser claramente visionarios. Su misión es construir equipos. Tienen que inspirar y motivar. Tienen que solucionar problemas.  Es así que se requieren varias habilidades para hacer un buen líder, pero la más importante forma de entender lo que un líder hace, es que esta persona toma la causa de un grupo de personas y las moviliza de aquí para allá.

Existen grandes líderes en el mundo, en la política, en la ciencia, en los negocios, etc., pero estas personas no necesariamente viven una fe cristiana.  ¿Qué les diría a estos líderes? 

Desde la postura de mi propia convicción mi deseo es que cada persona del planeta Tierra conozca a Dios de manera personal.  Desearía que cada ser humano pueda vivir la experiencia de sentir el amor de Dios y recibir su guía, pero realmente esto no es un problema porque en realidad yo sé que esto no va a suceder, al menos no mientras yo viva.  Entonces, aunque estas personas no sean cristianas, yo quisiera ayudarles a llegar a ser los mejores líderes que puedan ser.  En otras palabras, tengo que decir que todos ganamos cuando un líder mejora como tal.  Si el director de una escuela (incluso una escuela pública) mejora, toda la gente involucrada con esa escuela va a salir ganando; los maestros, los estudiantes, los padres de familia, es obvio que todos van a ganar. Y si el líder de un equipo deportivo (el entrenador) mejora, entonces los jugadores, las familias de los jugadores y toda la escuela a la que pertenece el equipo, todas estas personas van a salir ganando.  En el caso de un gobierno (sin necesidad de que sea un gobierno cristiano), si el líder mejora, toda la gente va a ganar.  Así que lo que estoy tratando de levantar es el nivel de liderazgo en cualquier posición y en cualquier campo de acción en cualquier parte del mundo.

La iglesia es la esperanza del mundo, pero ¿qué necesitaría hacer la iglesia en estos tiempos para actuar como la verdadera “esperanza del mundo”?

La iglesia es la esperanza del mundo cuando trabaja correctamente.  No puede ser la esperanza del mundo solo cuando aparece o durante los cultos.  Es la esperanza del mundo cuando está siendo las manos y los pies de Cristo en este planeta; cuando está ayudando a la gente que está alejada de Dios a encontrar su fe; cuando está ayudando a aquellos que conocen a Dios a progresar hasta alcanzar todo su potencial espiritual.  Es la esperanza cuando encuentra a personas solitarias y las abraza dentro de una comunidad bíblica.  Es la esperanza cuando los miembros de una congregación comienzan a servir a los pobres y a arreglar lo que está dañado dentro de la sociedad, anulando así al menos una fracción de la injusticia sistemática que nos rodea.  En conclusión, la iglesia debe hacer muchas cosas de manera correcta para que pueda ser realmente vista con credibilidad como la esperanza del mundo.  Y no hay nada como una iglesia que trabaje correctamente y sea de verdad las manos y los pies de Cristo dentro de la comunidad, pues este tipo de iglesias liberan cierto poder, algo sobrenatural que esas comunidades reciben y que no se puede comparar a lo que sea que cualquier otra institución de nuestras sociedades pueda brindar.