Archivo de la etiqueta: Liderazgo

El líder que promueve la cultura de Cristo – Introducción

«Más de la mitad (64%) de los cristianos dicen que la integridad es uno de los rasgos más importantes que debe tener un líder». 

Barna Group & Brad Lomenick

“¡Primero lo nuestro!”.  Esta frase la recuerdo con tristeza y molestia. Años atrás cuando solía trabajar en televisión como conductora de noticias; en una ocasión, posterior al noticiero fui invitada para quedarme a co-conducir un programa musical. Y uno de los primeros videos a presentar, fue una producción ecuatoriana. Música secular, sin ningún mensaje edificante, más bien todo lo contrario; pero al presentarlo lo hice con tanto entusiasmo, tratando de promover “primero lo nuestro”.  Ya era cristiana. Sólo un par de minutos después mientras tras cámaras miraba yo misma el video que había anunciado; me daba vergüenza y fui realmente redargüida por el Señor. ¡Promoví fácilmente mi cultura, olvidándome de a quién represento!

En una de las publicaciones del Barna Group, “Christians on Leadership, Calling and Career” [Cristianos en liderazgo, llamado y carrera] se expresa claramente que al parecer, la preocupación por el liderazgo está en todas partes, en la iglesia y la cultura:

“No importa lo que esté sucediendo en el mundo, el liderazgo ocupa un lugar central. Kim Jong Un está llevando a su nación al borde de la guerra. Un grupo de senadores está ordenando a sus compatriotas del Senado que adopten nuevas políticas sobre inmigración ilegal. La gente especula dónde el nuevo Papa y el nuevo Arzobispo de Canterbury llevarán sus respectivas iglesias”. (Barna Group 2013)

Precisamente, según una de las encuestas conducidas por el Barna Group en el 2013, más de ocho de cada diez (82%) de adultos cristianos creen que Estados Unidos enfrenta una crisis de liderazgo porque no hay suficientes líderes.[1]

Así también y de acuerdo con otra encuesta a adultos cristianos realizada por el mismo Barna Group en conjunto con Brad Lomenick, presidente de la conferencia Catalyst, en la que se preguntó: ¿Cuál es la cualidad más importante en un líder? La respuesta principal fue «integridad». Más de la mitad (64%) de los cristianos dicen que la integridad es uno de los rasgos más importantes que debe tener un líder.[2]

Y el panorama actual del planeta, desde hace unas décadas atrás, es cada vez más desalentador en cuanto a liderazgo se refiere. Hay una larga historia por recorrer en el mundo de la política, en el empresarial y lamentablemente, también en el de la iglesia. Tantos líderes han caído duramente desde sus pedestales y plataformas; y lo peor es que muchos de ellos, no han logrado levantarse.

Hablemos por ejemplo de Fernando Collor de Melo, expresidente del Brasil, de quien se dice que había construido su prestigio al promocionarse como alguien que lucha firmemente contra la corrupción. Pero en 1992, contradictoriamente, Collor de Melo, en compaginación con su tesorero había desviado para él y su familia, alrededor de 350 millones de dólares, todo esto producto del tráfico de influencias.[3]

A nivel privado, por ejemplo, en el 2001 se conoció que la gran empresa estadounidense Enron, que en aquel tiempo tenía como 2.000 empleados, se declaró en bancarrota. Fue acusada de soborno y tráfico de influencias en América Central, América del Sur, África y en dos países del Asia, Filipinas e India. La quiebra fue calculada en alrededor de 63.400 millones de dólares.[4]

¿Y qué decir del liderazgo cristiano en las distintas esferas? ¿Acaso el escenario ha sido distinto? Desafortunadamente ¡NO!

Refirámonos ahora a Ríos Montt, quien a finales de los setenta da un giro en su vida, deja el catolicismo y se convierte en un líder de la iglesia pentecostal El Verbo.  El 23 de marzo de 1982, Ríos Montt, junto a otros oficiales llevaron a cabo un golpe de Estado, a través del cual, él llega a ser el líder de una junta militar de tres personas. Y en 2013 tristemente fue condenado por intentos de exterminio a los Mayas Ixiles [5]  Como cuenta la historia, el General Ríos Montt solía decir:

“…que todos los verdaderos cristianos portaban la Biblia en una mano y un rifle en la otra”. (Kinzer 2018)

Y a los campesinos les decía:

“Si están con nosotros, les alimentaremos; si no, los mataremos”. (Kinzer 2018)

De hecho, la autora de “Brillando como estrellas”, Lindsay Brown, refiere en su libro que tuvo la oportunidad de conversar con uno de los obreros del tiempo del gobierno de Ríos Montt y a quien abordó diciéndole que seguro era maravilloso contar con un presidente cristiano, pero para su sorpresa, el obrero respondió:

“Lindsay, es una tragedia que haya sido elegido, puesto que no tiene una mente cristiana. La corrupción continúa y él les da altos cargos a sus familiares. Así que su elección ha resultado ser un escándalo para el Gobierno”. (Brown 2007)

¡Ciertamente trágico e inconcebible, pero desafortunadamente, nada que sorprenda en estos días!

Ahora bien, ¿qué hay de los pastores y líderes eclesiales? La situación no es distinta tristemente; y a lo largo de las últimas décadas, tantos líderes han caído vergonzosamente de sus púlpitos.

Nos referiremos entonces a una dramática historia, “puertas adentro”, contada por Jane Overstreet, en su libro “Unleader – The Surprising Qualities of a Valuable Leader” [Líder – Las cualidades sorprendentes de un líder valioso], quien en diálogo con uno de sus estudiantes que por días había mostrado una actitud hostil; mientras tomaban un café, logró penetrar a lo íntimo de su corazón.  Para hacer esta historia corta, al preguntarle Jane acerca de su padre, el muchacho respondió que no lo conocía muy bien porque sus padres se habían divorciado y añadió que su padre había sido pastor.[6]  Habiendo entrado en confianza expuso:

“Bueno, en realidad todos mis padres son pastores.  Mi mamá ha estado casada por cinco veces, aunque ella actualmente está por divorciarse de su última pareja. ¡Sí!  He sido un hijo de pastor en cinco diferentes iglesias, con cinco diferentes papás. ¡Creo que he batido el récord! ¿Verdad?” (Overstreet 2011)

La autora entonces reflexiona y se hace algunas preguntas, tal como seguramente nosotros nos las estamos haciendo ahora mismo,

Lo correcto es lo correcto aun si nadie lo hace.

al leer esta devastadora historia. Overstreet afirma que se ha encontrado con muchos jóvenes que han crecido en la iglesia evangélica pero que no tienen ningún respeto por ella. ¿Será por todo lo que han visto en la iglesia? ¿Será acaso porque el porcentaje de divorcio de cristianos en los Estados Unidos es tan alto como el de los no creyentes? ¿O será acaso por la pérdida de integridad?[7]  Todas estas preguntas y aún más, que con certeza nos llevan a meditar profundamente en la decadencia del liderazgo; y no sólo en los Estados Unidos, sino alrededor del mundo.

Próximamente:  La cultura de Cristo es la cultura del Reino de Dios. ¡Muy pronto!

 

[1] Research Releases in Culture & Media, “Christians on Leadership, Calling and Career,” The Barna Research Group, https://www.barna.com/research/christians-on-leadership-calling-and-career/

[2] Research Releases in Culture & Media, “Christians on Leadership, Calling and Career,” The Barna Research Group, https://www.barna.com/research/christians-on-leadership-calling-and-career/

[3] Miguel Núñez, Vivir con Integridad y Sabiduría: Persigue los valores que la sociedad ha perdido (Nashville, TN: B&H Publishing Group, 2016), 20.

[4] Miguel Núñez, Vivir con Integridad y Sabiduría: Persigue los valores que la sociedad ha perdido (Nashville, TN: B&H Publishing Group, 2016), 23.

[5] Stephen Kinzer, “Efraín Ríos Montt, dictador guatemalteco, murió a los 91 años”, The New York Times Company, https://www.nytimes.com/es/2018/04/01/espanol/america-latina/efrain-rios-montt-obituario.html

[6] Jane Overstreet, UnLeader: The Surprising Qualities of a Valuable Leader (Downers Grove, IL: InterVarsity Press, 2011), 76.

[7] Jane Overstreet, UnLeader: The Surprising Qualities of a Valuable Leader (Downers Grove, IL: InterVarsity Press, 2011), 76-77.

 

El líder siervo como reflejo de la excelencia de Cristo – Introducción

“Dios, a través de la muerte, sepultura y resurrección de su Hijo, Jesucristo, ha redimido sus intentos distorsionados y débiles de retratar Su imagen. Los efectos de la caída están siendo revertidos…»

Richard D. Allen

Mientras tuve el privilegio de estudiar mi maestría en Corea del Sur, tuve también el privilegio de conocer a tantas personas que impactaron mi vida tremendamente.  Una de ellas, el Dr. Sang Bok David Kim, quien fue uno de mis profesores. Recuerdo que luego de dos años de estudio, enfermé críticamente; no obstante, asistía normalmente a clases, aunque en varias ocasiones, me sentía muy pero muy débil, que difícilmente podía concentrarme. De repente, mientras me recostaba a ratos sobre mi pupitre, sentí una mano que me daba una palmada, seguida de palabras llenas de dulzura, como un padre habla a su hija enferma. Ése era el Dr. Kim, que dejó de dar su clase, para acercarse hasta mi lugar y levantar mi ánimo, en medio del dolor que enfrentaba.

El Dr. Kim, un reconocido líder en Corea del Sur y fuera de ella. Presidente Emérito de Torch Trinity Graduate University, Pastor Emérito de Hallelujah Community Church, Embajador Global de Transform World Network, entre otras posiciones importantes de liderazgo; pero, sobre todo, un líder siervo que reflejó el carácter de Cristo, al dejar su plataforma de académico e inclinarse a alentar el corazón de una estudiante debilitada por la enfermedad. ¡Un líder con un corazón de padre!

Luego de este amplio pero muy necesario recorrido, se ha descubierto y comprobado que el Dios Trino Creador es ciertamente el Dios de la excelencia. Su carácter, Su hacer, Su creación así lo evidencian.

Por lo tanto, este extenso estudio previo nos ha permitido sentar las bases para el análisis y discusión siguientes, y que se enfocarán en lo concerniente al liderazgo cristiano, cuyos actores con certeza son los portadores de la imagen y semejanza de Dios, y consecuentemente son desafiados a ser ejemplo de excelencia en su ámbito de influencia.

Partiendo de esta premisa, consideramos ahora oportuno citar Génesis:

“Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y señoree en los peces del mar, en las aves de los cielos, en las bestias, en toda la tierra, y en todo animal que se arrastra sobre la tierra. Y creó Dios al hombre a Su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó. Y los bendijo Dios, y les dijo: Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra, y sojuzgadla, y señoread en los peces del mar, en las aves de los cielos, y en todas las bestias que se mueven sobre la tierra”. (Génesis 1:26-28)

Erickson, tomando como referencia el pasaje antes expuesto, resalta que el ser humano tiene un lugar único en la creación; y no sólo eso, sino que ha sido colocado por sobre ella; de hecho, tiene domino sobre ella. Añade también que nuestro valor como humanos es grandioso, porque somos la más alta de las criaturas con excepción de los ángeles.[1]

Por su parte, Richard D. Allen, en su libro “The Genesis Principle of Leadership: Claiming and Cultivating Your Created Capacity” [El principio de Génesis del liderazgo: Reclamando y cultivando su capacidad creada] expone que cada persona posee en igual proporción los atributos impartidos por Dios en el increíble acto de la creación; y que las características de liderazgo emergen de los atributos dados por Dios. Por ello, al ser cada ser humano, hombres y mujeres, creados a la imagen de Dios, esto significa que poseen igual capacidad y potencial completo para un efectivo liderazgo. Así, cuando nosotros, los seres humanos, reflejamos los atributos creados de Dios, entonces estamos liderando.[2]  Y Allen además enfatiza:

“Su llamado a portar la imagen de Dios tiene un profundo impacto en la manera en la que usted va a abordar la tarea del liderazgo. Como portador de Su imagen, Dios le manda a ser un líder. ´¡Dominad!´ Desde la creación misma del mundo, usted ha recibido la orden para ejercer dominio, liderar sobre toda la creación…Usted debe liderar la creación de Dios pero únicamente en la manera que ésta sea consistente con Su carácter – Sus atributos”. (Allen 2008)

Y siguiendo con este interesante estudio de Allen, es propicio resaltar que el mandato de Dios, Su encargo desde Génesis, no ha cambiado en absoluto.  Su mandato está vigente en cuanto a llenar la tierra de Su gloria y gobernarla. Ahora bien, hay un gran obstáculo que apareció en el camino, y ese gran obstáculo es el pecado. Éste ha causado estragos, impidiendo nuestra habilidad para cumplir fielmente el mandato de Dios. Ha pervertido los atributos puros y justos que Dios confió a la humanidad desde la creación. Y tal parecería que todo llegó a un punto de desesperanza. Felizmente, como dice Allen, el relato bíblico no termina ahí, con la caída del hombre, condenado a una lucha fútil y sin esperanza en procura de ser el portador de la imagen de Dios, sin éxito alguno. Vemos más bien que se abre una gran puerta, ¡y los atributos creados de Dios son redimidos![3]  Y así Allen precisa:

“Dios, a través de la muerte, sepultura y resurrección de su Hijo, Jesucristo, ha redimido sus intentos distorsionados y débiles de retratar Su imagen. Los efectos de la caída están siendo revertidos…A través de Cristo, usted ha sido reincorporado, nuevamente encargado para ser el líder portador de la imagen de Dios…Usted debe llenar la creación con la gloria de Dios reflejando Su gobierno justo a través del liderazgo que usted ejerza sobre su rincón de la creación”. (Allen 2008)

Con esto en mente, y entendiendo que como creación de Dios, todos los seres humanos hemos recibido el llamado a gobernar sobre la creación, en consecuencia a liderar; es importante ahora que nos centremos en el estudio del liderazgo cristiano, centro de esta investigación. ¡Próximamente más artículos respecto de este maravilloso tema!

[1] Millard J. Erickson, Christian Theology (Grand Rapids, MI: Baker Books, 2003), 512-513.

[2] Richard D. Allen, The Genesis Principle of Leadership: Claiming and Cultivating Your Created Capacity (Mustang, OK: Tate Publishing & Enterprises, LLC, 2008), 23-24.

[3] Richard D. Allen, The Genesis Principle of Leadership: Claiming and Cultivating Your Created Capacity (Mustang, OK: Tate Publishing & Enterprises, LLC, 2008), 44-45.

El Dios de la creación como autor y ejemplo de excelencia – Introducción

«…desde lo microscópico y complejo del ADN hasta el magnificente e inalcanzable mundo galáctico del esplendoroso universo, la marca de excelencia del Creador está infaliblemente presente».

Cecy Yépez

Por algunos meses “Hacia la excelencia” ha guardado silencio, debido a algunas circunstancias, quizá una de las principales, en tanto yo, su autora, estuve trabajando en una investigación cuya temática definitivamente me apasiona. Y desde hace algún tiempo he considerado compartir extractos de ésta con cada uno de ustedes, la dilecta audiencia de “Hacia la Excelencia”.

A partir de hoy tengo y tendré el placer de brindarles un amplio panorama acerca de la excelencia del Dios Trino Creador y sus implicaciones en el quehacer del liderazgo y en particular del liderazgo cristiano en sus diversos ámbitos de influencia.

A través del estudio de Génesis 1 y 2, entre otros pasajes bíblicos, se aborda el fascinante mundo de la creación y sus diferentes momentos, en los que se despliega sin lugar a dudas la excelencia de su Hacedor. Se observa, desde luego, que desde lo microscópico y complejo del ADN hasta el magnificente e inalcanzable mundo galáctico del esplendoroso universo, la marca de excelencia del Creador está infaliblemente presente.

Vista espacial del Planeta Tierra y la Estrella Sol girando sobre su eje en el universo negro.
Elementos de imagen proporcionados por la NASA. [Evanto Elements]

Y desde luego, este estudio destaca la presencia sublime y sobrenatural de la marca de excelencia en la obra maestra del Creador – el ser humano, en cuyo ser dejó impregnada Su imagen y semejanza; la cual lamentablemente fue trastocada, manchada y quebrantada por causa de la caída, pero se enfatiza que ésta tiene la oportunidad de ser restaurada, a través de la obra redentora de Cristo. De Quien, por cierto, se hace un estupendo abordaje como “la imagen del Dios invisible”, basado en Colosenses 1:15-17 y Colosenses 2:9.

De hecho, y para comprender aún más acerca de la imagen de Dios, se analizará también el carácter de Jesús y sus acciones, puesto que Él es el ejemplo perfecto de lo que la naturaleza humana debió ser.

Así, este estudio en su última parte aborda lo concerniente al liderazgo cristiano, entendiendo que sus actores, hechos a la imagen y semejanza del Creador, son desafiados a ser ejemplo de Su excelencia en donde hayan sido llamados a liderar. Y no sólo ello, sino que como portadores de Su imagen, han recibido la orden para ejercer dominio sobre toda la creación, pero que deben hacerlo de tal forma que sea consistente con el carácter del Dios de excelencia.

Por ello, a lo largo de los extractos que compartiré de esta investigación, se denotará el gran ejemplo de Jesucristo, cuyo estilo de liderazgo ha revolucionado el mundo. Un líder que sirve sacrificialmente a leprosos, sin temor a contagiarse; un líder que derriba barreras culturales, sin temor al qué dirán, como el encuentro con la samaritana; un líder que perdona y restaura, como cuando defendió valientemente a la mujer que estuvo a punto de ser apedreada; un líder que confronta, como en el desalojo del templo. ¡Un verdadero líder siervo que entrega su vida por la causa que le fue encomendada!

Y profundizamos aún más, entendiendo que este líder, no se dejó contagiar por lo profano de la cultura de su medio; sino que más bien expandió sin temor la cultura del Reino de Dios.

Confío que los extractos que estaré compartiendo inspiren a muchos en tanto tengan la oportunidad de conocer por primera vez al Dios de la excelencia, o reafirmen su conocimiento y relación con Jesucristo, el Dios de la excelencia; o más aún, movilice a muchos a ser y actuar embajadores de excelencia.

En nuestra próxima edición, haremos juntos un extraordinario viaje a través del cual reconoceremos “la excelencia de Dios en la creación”; y con certeza nos uniremos a la expresión poética de Job:

“Él [Dios] solo extendió los cielos,

Y anda sobre las olas del mar;

Él hizo la Osa, el Orión y las Pléyades,

Y los lugares secretos del sur;

Él hace cosas grandes e incomprensibles,

Y maravillosas, sin número”. (Job 9:8-10 – RV60)

¡Hasta pronto y mientras tanto le animo a vivir una vida marcada por la excelencia!

“¡El cielo no es su límite, Dios lo es!”

«¡Se requiere de personas que puedan ver lo invisible y tocar lo intangible para hacer lo imposible!»

Tope Popoola

Tope Popoola es el Jefe de Empoderamiento de HERITEK SUPPORT SERVICES [Servicios de Soporte Heritek], un equipo de asesores. Ocupó el cargo de Secretario Ejecutivo en NIGERIAN PUBLISHERS ASSOCIATION [Asociación Nigeriana de Editores] por varios años. De igual manera, sirvió por poco tiempo como Comisionado Ejecutivo Nacional para los Boy Scouts de Nigeria.

Un administrador experimentado y Gerente de hombres y recursos, escritor, orador y motivador, pastor y emprendedor, es un hombre de muchas facetas, pero de UNA sola pasión – cultivar hombres y mujeres de influencia y afluencia para quienes la excelencia divina es una cultura.

Tope Popoola es un conferencista extremadamente viajado y muy cotizado. Un Entrenador de

Tope Popoola, Entrenador de Vida

Tope Popoola, Entrenador de Vida

entrenadores. Para muchos ejecutivos de compañías él es un Entrenador de Vida. Un Entrenador Acreditado en Desarrollo Gerencial, quien imparte con frecuencia sobre Liderazgo, Administración, Marketing y Emprendimiento. Él ha sido una pieza fundamental para la formación de los líderes en más de 40 países. Sirve en la Facultad Internacional del Instituto Haggai de Liderazgo Avanzado, en donde enseña Liderazgo. Escribe una columna semanal llamada EMPOWERED FOR L.I.F.E (Liderazgo, Impacto, Finanzas, Excelencia) en The Tribune, un periódico nacional de Nigeria. Se ha presentado tanto en la televisión nacional como en la local. Él es el anfitrión de un programa radial cotidiano inspirador cuya audiencia alcanza a más de 3 millones de radioescuchas.

Es autor y ha escrito y publicado varios libros. Sus publicaciones, LIVING INTENTIONALLY [Viviendo Intencionalmente] (publicado en el 2009) y FIRST THINGS FIRST – How To Live A Life of Priorities [PRIMERO LO PRIMERO – Cómo Vivir una Vida de Prioridades] así como también su más reciente publicación THE LEADERPRENEUR [El Líder Emprendedor], han sido altamente calificadas como herramientas veraces de Liderazgo y Desarrollo Personal.

Como Pastor, es el Supervisor fundador de THE BUSINESS CHURCH (Lucas 2:49).

Un hombre de familia consumado, está casado y tiene hijos.

¿Es posible “hacerse amigo del ayer”, como lo escribió en una de sus publicaciones en su blog? ¿Qué pasa si “ayer” significa un “fracaso pasado?”

La historia de su vida se cuenta en TRES DÍAS. Una vez prediqué un mensaje titulado «USTED TIENE SÓLO TRES DÍAS PARA VIVIR”. Éste mensaje se puede ver en nuestro sitio web http://www.heritek.org. Y también usted se ha referido a la revisión crítica de mi blog. Así, los tres días son el ayer, hoy y mañana. La manera de hacerse amigo de su ayer es aprender las lecciones que éste enseña. El pasado está destinado a ser una escuela, no una prisión. Si usted no aprende las lecciones de los fracasos, de los errores o incluso de los éxitos del pasado, usted se convierte en víctima de su historia y vivirá en modo de lamento. Esto sólo hace que la distancia entre usted y el futuro que desea sea cada vez más extensa.

Cuéntenos, ¿Cómo puede la gente dejar atrás una “mentalidad de víctima” y convertirse en “su mejor posibilidad ante Dios»?

Para llegar a ser “su mejor posibilidad ante Dios”, primero debe estar bajo Dios. En segundo lugar, usted debe creer que no importa lo que pase, Él tiene la solución para usted. Como Job dijo: ¡»Él conoce el camino que (usted) toma …!» ¡La CONFIANZA es la clave! Confíe en Dios más de lo que usted confía en sus circunstancias o en sus sentimientos. Crea firmemente que Dios, quien fue su creador, lo hizo con un propósito y un plan que se teje en las telas de sus experiencias. El dolor que llevamos debido a las experiencias negativas por ejemplo, viene de nuestra incapacidad para aceptar ese plan o para ver esas experiencias como parte de Su historia en nuestras vidas. Abrace el futuro. Crea que en Dios, el lugar hacia donde se dirige es mejor que el lugar donde ha estado. Atrape una visión en Dios y úsela para motivarse. Una visión es la brújula que le guía hacia el futuro. ¡Se requiere de personas que puedan ver lo invisible y tocar lo intangible para hacer lo imposible!

¿Qué hay detrás de la frase que usted usa frecuentemente “¡El cielo no es su límite, Dios lo es!” Por cierto, ¿esta frase es de su autoría?

Sí, yo acuñé esa frase. A menudo se dice que el cielo es el límite. Lo que usted haya establecido como límite ya establece los límites para sus logros. El cielo es una criatura como usted. Entonces, ¿por qué le

Tope Popoola en una conferencia dirigida a líderes de negocios

Tope Popoola en una conferencia dirigida a líderes de negocios

gustaría someter su vida a algo para lo cual usted fue creado para dominar? Como usted sabe, el hombre ha conquistado los cielos y se ha aventurado en planetas más allá de los cielos que vemos. Las aeronaves ahora vuelan hasta 40.000 pies sobre el nivel del mar, más arriba de las nubes. ‘El cielo’ se define por la distancia hasta la cual el hombre puede ver en el firmamento. Dios no tiene límites. Es más grande que todo lo creado. Él es el Espíritu de la creación y la creatividad. Él está más allá de lo que podemos ver a simple vista. El pensar con la mente de Dios simplemente requiere de su capacidad que va más allá de la estratósfera y que le hace ver posibilidades más allá de la comprensión humana.
Y a propósito, cuando hablo de “Dios”, me refiero a Aquel que creó los cielos y la tierra, y no todos esos ídolos fabricados por el hombre y adorados por los que no tienen entendimiento.

Finalmente, ¿Qué les diría a aquellos que no son seguidores de Jesucristo pero que desean experimentar lo que usted acaba de compartirnos?

Existe sólo UNA MANERA por medio de la cual los hombres pueden salvarse de las cadenas del pecado. Y es comprometiendo la vida de uno mismo al señorío de Jesucristo. El pecado es el principal responsable del estado depravado del hombre. El intentar experimentar la libertad de los beneficios de Dios sin el conocimiento de Su Hijo Jesús es como intentar cruzar un río ancho y profundo ¡sin la presencia de un puente, un barco, una aeronave o incluso la capacidad básica de nadar! Para disfrutar de Dios, se debe empezar por la relación con Él a través de Su Hijo tal como Él lo reveló en las escrituras, “porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos”, excepto el nombre de Jesucristo. ¡Así de sencillo! Para ser verdaderamente un partícipe de las bendiciones ilimitadas o sin límites de un Dios ilimitado, siempre se requiere de un compromiso. ¡Pero lo positivo de esto es que aquello a lo que usted debe renunciar es lo que menos puede darse el lujo de mantener, su naturaleza pecaminosa!

¡Un llamado a la excelencia y a la perseverancia!

«La perseverancia es la clave de la vida cristiana. Perseverar a pesar de las luchas más difíciles de la vida; perseverar en la fe y perseverar en las promesas del Señor».

 

Tania Mendes

Tania Mara Alves Pereira Mendes nació en São Paulo, Brasil. Ha estado casada por 30 años y está agradecida a Dios porque su matrimonio ha sido tan bueno que parece que el tiempo ha sido muy corto. Su esposo, Wlademir es obstetra y ginecólogo. Su hijo, Tiago Rafael, es otra bendición de Dios. Es investigador químico y está casado con una dama norteamericana llamada Danielle, quien es organizadora de eventos, y otra bendición para la familia.

Tania tiene títulos en Teología y Periodismo, y un postgrado en Periodismo Científico. Ahora planea Brazil-Taniacomenzar una maestría en comunicación en septiembre. Ha trabajado 10 años en Compassion Brasil como Gerente de Comunicaciones de Programas y dice que ha sido un privilegio poder trabajar para Dios haciendo uso de sus habilidades profesionales. Ha visto a muchos niños y niñas vivir bajo la línea de pobreza y que ahora tienen una nueva perspectiva de vida y pueden tener la esperanza de un futuro mejor, pues sus vidas han sido transformadas por el poder del Evangelio de Jesucristo.

Tania asiste a una iglesia Bautista en Campinas, una ciudad grande a media hora de São Paulo, la capital del estado. Algunos de los temas que enseña en la escuela dominical son: Nuevo Testamento, Proverbios y Geografía Bíblica. También ha dado charlas en otras iglesias y ciudades sobre comunicación para parejas.

Tania, hace poco regresaste a tu país del Seminario Haggai. Cuéntanos sobre el impacto de este Seminario en Liderazgo Avanzado en tu vida personal y profesional. Y ¿cuáles son tus retos ahora?

Llegué de Chiang Mai, Tailanda, en julio 2014. Asistí a un curso intensivo de 25 días sobre Liderazgo Avanzado, que fue una bendición, un regalo de Dios. De hecho, esperé 10 años para poder asistir a este curso. La espera fue larga, pero valió la pena. Incluso tuve que posponer el viaje por 3 ocasiones por problemas de horario. Sin embargo, estoy segura de que Dios tenía su tiempo perfecto y al fin la oportunidad de ir se dio dos meses atrás. Pude ver a Dios actuar en mi vida y en las vidas de otras 55 mujeres de 22 países diferentes. Este tipo de reunión me dejó con un sentimiento extraordinario, y pude comprender mejor lo maravilloso que va a ser estar en el cielo con Dios y su gente de todas las naciones y todas las tribus del mundo. ¡No hay palabras para describirlo! ¡Es algo tan increíble ver a personas de diferentes países y culturas, pero que tienen un mismo Dios, el mismo Salvador, el mismo Espíritu Santo! Sólo Dios puede juntarnos a todos y mantenernos unidos a pesar de nuestras diferencias.

El Seminario Haggai fue de impacto en mi vida personal pues me volví más sensible y comprendí la necesidad de orar más. Tengo que orar más, todos los cristianos necesitamos orar más. Hay muchísimo trabajo por hacer, y necesitamos la gracia de Dios para cumplir la misión. Necesitamos su gracia y su favor para ir y predicar el Evangelio con el poder del Espíritu Santo; para dar un mensaje relevante y contextualizado, sin que su esencia cambie jamás.

Con respecto a mi vida profesional, Dios reforzó mi idea de hacer todo con excelencia porque Él es perfección. Sé que yo no lo soy, pero puedo ser mejor y contar siempre con Su ayuda. Él me dio talentos que tengo que usar de la mejor manera para glorificarle y llevar a otros a sus pies. La palabra clave es excelencia, y eso significa ¡hacer cada cosa con esa palabra en la mente!

Tania Mendes, Periodista y Maestra de la Biblia

Tania Mendes, Periodista y Maestra de la Biblia

Si Dios lo permite, voy a dictar un curso para líderes en mi iglesia el próximo año. Mi pastor apoya esta idea. Quiero compartir con esas personas acerca de la importancia de ser líderes comprometidos con Dios y con su misión que es predicar el Evangelio desde donde estemos, haciendo la diferencia en nuestras comunidades. Estamos preparando suficiente material para tener al menos 10 encuentros que serán programados para sábados y domingos en marzo y mayo.

Dentro de tu rol como periodista Cristiana, tal vez uno de esos retos sea “difundir el Evangelio a través de los medios de manera exitosa”. En esa línea de pensamiento, ¿qué les recomendarías a tus colegas en todo el mundo para que el mensaje del Evangelio pueda ser difundido de manera más efectiva a través de los medios y las redes sociales?

En primer lugar, es bueno recordar que los valores centrales del Evangelio no son negociables y que estamos comprometidos con un Dios bendito que jamás cambia. Esta idea tiene que estar muy clara para todo cristiano sin importar su profesión. Creo que la gente ya se ha dado cuenta de que tanto los medios como las redes sociales son herramientas poderosas. Entonces, aquellos que quieren usarlas, tienen que dar buenos ejemplos de cristianismo “viviendo lo extraordinario de manera ordinaria”. Esto quiere decir mantener una conexión con Dios tal que logremos entender y hacer su voluntad de manera práctica en nuestra vida diaria. Yo creo que únicamente Dios tiene el poder de cambiar a una persona, dotándole no sólo de vida eterna, sino también de una vida con propósito sobre la tierra. El cielo empieza aquí, cuando recibimos a Jesús como Señor y Salvador, y nos importan los demás pues queremos compartir con ellos acerca del mensaje de salvación. No hay duda de que las otras personas están observando nuestras decisiones, grandes o pequeñas, y muchas veces nuestras acciones tienen el poder de hablar más fuerte que nuestras palabras.

Los medios y las redes sociales son buenas herramientas para difundir el Evangelio, pero debemos manejarlas con sabiduría, siendo fieles a la Palabra de Dios y muy cuidadosos con nuestra manera de hablar y de vivir.

Tania, has vivido la fe cristiana por 36 años; y probablemente experimentaste muchos altos y bajos en todo este tiempo, momentos de gozo pero también momentos desagradables e incluso cosas que te rompieron el corazón. ¿Qué te ha mantenido fiel al cristianismo? ¿Existe verdadera esperanza en esta fe?

Gracias a Dios no experimenté altibajos en estos años, pero definitivamente sí se me rompió el corazón. Sin embargo, he mantenido un versículo muy cerca de mi corazón y es Hebreos 12:2 que dice: “Fijemos la mirada en Jesús, el iniciador y perfeccionador de nuestra fe”. Si así lo hacemos, a pesar del hecho de que las personas o las circunstancias de la vida pueden lastimarnos, podremos estar seguros de que hay esperanza, porque Jesús nunca nos decepcionará y siempre cumplirá Sus promesas.

Romanos 5:8 dice: “Pero Dios demuestra su amor por nosotros en esto: en que cuando todavía éramos pecadores, Cristo murió por nosotros”. La biblia nos dice que Dios es perfecto y santo, y también dice que la raza humana es pecadora y egoísta, pero tenemos esperanza porque Dios es bueno y nos ama y nos perdona. Él nos lleva a su lado a través de Jesucristo, nuestro Señor y Salvador.

Y ahora tu mensaje final para las personas que lean esta entrevista, pero en especial a aquellas mujeres que estén enfrentando serios problemas y que han perdido prácticamente toda esperanza en la vida.

Queridos lectores, y especialmente queridas mujeres: sigan buscando a Jesús; Él les ama muchísimo y prometió estar con ustedes hasta el final. Recuerden también que la ayuda viene del Señor (Salmos 121), y que como dijo el Apóstol Pablo, “pónganse toda la armadura de Dios para que puedan resistir hasta el fin con firmeza”. (Efesios 6:13). También recuerden Romanos 8:28-39, pues nada en la creación podrá separarnos del amor de Dios en Cristo Jesús, Señor nuestro. Somos hijos e hijas de Dios y ¡cada uno de nosotros es muy especial para Él!

Y para concluir, quiero cerrar con un testimonio personal. Tenía casi 18 años cuando recibí a Jesús como mi Señor y Salvador. Crecí en una iglesia Católica y solía ser muy sincera en mi fe, pero realmente no entendía que necesitaba reconocer a Jesús como mi Salvador personal y Señor. Y no me resultó fácil lidiar con esta realidad, luché contra ella, pero Dios tenía sus propios planes.

Además tuve que enfrentar conflictos en casa. Mi padre me obligó a salir de la casa cuatro veces cuando se enteró que había hecho mi decisión de fe; él no podía entender que yo había recibido a Jesús porque era pecadora y eso era algo que necesitaba hacer. Para mi padre, pecadoras eran sólo las personas que robaban o mataban, los criminales. Durante 4 años se negó a hablar conmigo. Fueron tiempos muy duros, pero me mantuve en oración pidiéndole a Dios que me ayudara.

El Señor hizo posible que pudiera vivir en la casa de mis padres hasta que me casé, y ahora mi padre lee la biblia y va a la iglesia. Sólo Dios conoce el corazón de mi padre, y yo alabo al Señor por haberme mostrado Su misericordia tal como dice Su Palabra en Lamentaciones 3:23, y por haberme dado fuerzas (Isaías 40:31).

Así que la perseverancia es la clave de la vida cristiana. Perseverar a pesar de las luchas más difíciles de la vida; perseverar en la fe y perseverar en las promesas del Señor. ¡Y todo lo que necesitamos es aprender Su Palabra Santa y meditar en ella todos los días!